Atuel: pasó un año y no se definió el caudal

MENDOZA LO HIZO DE NUEVO

Hace un año, la Corte Suprema de Justicia dio a conocer una resolución en la que ordenaba restituir el ecosistema del oeste pampeano afectado por el corte del río Atuel, al considerar que el agua es prioritariamente un elemento de la Naturaleza antes que un objeto de producción. La Pampa saludó aquel fallo pero el tiempo pasó y las dilaciones interpuestas por Mendoza y su aliada estratégica, Nación, hicieron que la sentencia aún esté sin cumplir.
“Hace un año, la Corte Suprema se hizo cargo de una cuestión que solo ella podía resolver, haciendo uso de las facultades dirimentes que le ha otorgado la Constitución Nacional”, analizó ayer el procurador de nuestra provincia, Hernán Pérez Araujo, al cumplirse un año de aquella resolución. “Ese fallo para nosotros fue histórico”, acotó.
Pese a su trascendencia, el fallo aún no está en práctica. “En el marco de la Comisión Interprovincial del Atuel Inferior -recordó Pérez Araujo-, la Corte había dado 90 días para fijar el ‘caudal hídrico apto’ y nosotros hemos puesto todo el empeño en que eso se haga”. El ofrecimiento de agua que hizo Mendoza “fue irrisorio, de 1,3 metros cúbicos por segundo, y lamentalbmente 10 meses después de aquel fallo, el gobierno nacional en clara concordancia con la provincia de Mendoza, nos propuso 2,2 metros cúbicos por segundo, menos de la mitad de lo solicitado por La Pampa”.
Para hacer ese cálculo, hicieron cálculos en base a métodos hidrológicos -que no contemplan ni el componente ambiental ni el social- y lo más llamativo fue que “descartaron los extremos superiores” para hacer las cuentas. “Los mismos métodos hidrológicos que usó Nación dan por encima de los 6 ó los 7 m3/segundo, pero esos fueron descartados”, reveló el procurador.

Dos no quieren.
“Este año que se ha cumplido de la sentencia tendría que ser un aviso para que la Corte Suprema entienda que es imposible llegar a un acuerdo cuando dos de las tres partes no quieren acordar”, al punto que propusieron entregar caudales menores a los que ordinariamente corren por territorio pampeano.
“Ojalá que los jueces entiendan que es un buen momento para ponerle un número al caudal apto para reconstituir el ecosistema”, bregó el funcionario pampeano.
Lo mismo que con el caudal apto, sucedió con el plan de obras que ordenó la CSJ. “Primero eran 120 días, que luego se extendieron a 90 más y terminamos planteando cada uno su propuesta. La de Mendoza es absolutamente impracticable, de casi 40 mil millones, después reducida a 20 mil millones, y la de Nación ofreciendo 700 millones que no sabemos bien para qué son”.
La propuesta de La Pampa fue, contrastó Pérez Araujo, “una propuesta real para que haya caudal hídrico apto hoy, sin la necesidad de obras”, ampliada con “una serie de medidas estructurales y no estructurales para reconstituir el ecosistema y ver si el conflicto se soluciona”.

-¿Qué resta ahora, esperar que la Corte tome una resolución?
-Sí. Las tres partes hemos entregado nuestro informe. El expediente está a despacho, y entendemos que aquel paso que se dio hace un año no puede ser renunciado. Se aplica aquí el principio de no regresividad, que quiere decir que esto que dijo la Corte de que La Pampa necesita un caudal para recomponer el ecosistema es impostergable y no se puede volver para atrás.
“Ese ecosistema sigue degradándose ante el accionar unilateral e inconsulto de Mendoza que sigue haciendo oídos sordos a la interprovincialidad del río que esta misma Corte hace 31 años, para esta misma fecha del año, fallara en el año 1987”, rememoró el procurador.
“Son dos hitos de la Corte, uno muy favorable a La Pampa, y ojalá nos sorprenda con un fallo que en poquitas palabras, fije el número adecuado para que ese caudal ingrese a la provicnia y reconstituya ese ecosistema”, se esperanzó.