Inicio La Pampa Atuel: tampoco se cumple la legislación interna

Atuel: tampoco se cumple la legislación interna

ACUERDO ESCAZU

Luego que en su edición de ayer LA ARENA publicó un artículo en el cual se planteó como controversia que la Argentina haya adherido al Tratado Ambiental de Escazú teniendo un grave problema interno sin resolver como es el corte del río Atuel, dos dirigentes de diversos sectores coincidieron en que «un conjunto de cláusulas del Acuerdo no se cumple, pero lo mismo sucede con buena parte de la legislación interna».
En su edición de ayer, este diario celebró la entrada en vigencia del Tratado firmado por la Argentina y 32 países latinoamericanos pero cuestionó la controversia que se genera en hecho de que el país haya adherido a una normativa internacional que brega por la «justicia ambiental» cuando internamente hay un conflicto entre dos de sus provincias a raíz del corte de un río.
El secretario de Recursos Hídricos de La Pampa, Néstor Lastiri, fue uno de los que recogió el planteo y, en declaraciones a LA ARENA, expresó: «El Tratado de Escazú refuerza los argumentos pampeanos en el conflicto por el Atuel y se suma a la legislación existente y a los fallos de la Corte que nos dan la razón. Sin embargo, Mendoza no cumple y sigue aferrada a una situación arbitraria, inconsulta y unilateral».
En esa línea, el funcionario, histórico militante de la lucha por los ríos pampeanos, calificó la adhesión de Argentina al Tratado como «un avance» para el país y también para la provincia ya que «todo esto hace a la jurisprudencia respecto de la justicia ambiental por la que reclama La Pampa, una provincia que ha dejado en claro sus principios que nunca fueron rechazados».
«Tenemos a nuestro favor las leyes de presupuestos mínimos, el estudio del Instituto Nacional del Agua (INA) que le sugirió a la Corte que ordene un caudal mínimo para recomponer el ambiente y un posterior fallo de ese cuerpo donde se le ordena a Mendoza que entregue 3,2 m3/s. y ahora el Tratado, pero eso nada se cumple», amplió.

Berhongaray.
En el mismo sentido se pronunció el diputado nacional por La Pampa Martín Berhongaray, quien destacó que Argentina sea parte del Acuerdo ya que «no puede obviar la participación ni en ese ni en ningún Acuerdo Intenacional vinculado a la defensa de los derechos humanos o a la protección del ambiente».
Sin embargo, el legislador, que también es un activo partícipe de la lucha por los ríos, reconoció que «un conjunto de cláusulas de ese Acuerdo no se están cumpliendo en la actualidad», pero advirtió que «lo mismo sucede con buena parte de la legislación que se sanciona en el orden interno en materia ambiental que, como sabemos y sufrimos los pampeanos, en muchos aspectos no se respeta».
Además, Berhongaray reconoció que Argentina cumple con uno de los puntos del Tratado que indica que cada parte debe garantizar el acceso a la justicia ambiental. A pesar de eso, cuestionó que «esas vías no conducen a resultados efectivos lo cual implica, en los hechos, incumplir la garantía de acceso a la justicia que establece el artículo 8 del Acuerdo de Escazú». Para el legislador, «podremos firmar nuevos acuerdos internacionales y sancionar leyes fabulosas en materia ambiental, pero debemos tener en claro que detrás del abuso en la explotación de los recursos naturales hay poderosos intereses políticos y de sectores económicos».

«Inaceptable».
Finalmente, en sus declaraciones con este diario, Berhongaray dijo que la mayor responsabilidad la tiene la Corte Suprema de Justicia. «Es hora de que deje de sentarse sobre ciertos expedientes y le imprima velocidad a muchos reclamos porque es inaceptable que sigamos a las vueltas y cada vez peor con el juicio por el Atuel, o con la demanda para que se constituya el Comité del Cuenca del Desaguadero-Salado-Chadileuvú-Curacó, o que haya provincias que a esta altura de los acontecimientos sigan convencidas de que pueden decidir solas sobre las represas que quieren hacer en ríos interprovinciales», concluyó.