Aumentó 30% la demanda de alimentos en un año

EN SANTA ROSA

Sandro Martín, en su condición de director de Gestión Social de la comuna santarroseña, fue consultado por LA ARENA sobre las necesidades sociales que crecen producto de la crisis económica y que ahora se potencia con la llegada del invierno.
Sobre las personas en situación de calle, dijo que “tenemos alrededor de 10 ó 12, todos adultos mayores con problemas de adicción; a ellos se les da un refuerzo alimentario y asistencia a los comedores, tratando de restituir su vínculo con las familias, porque son todos de la ciudad y tienen familia”.
“Rondan entre los 40 y 64 años de edad, pero por decisión propia se van de sus casas, se excluyen de sus hogares producto de las adicciones”, amplió Martín.

Refuerzo alimentario.
El funcionario comunal reconoció que sí se registra un aumento significativo en la demanda de refuerzo alimentario. “Se incrementó el pedido de bolsas de alimento, sobre todo en la zona de Villa Germinal, Zona Norte y en los barrios nuevos”.
“Aclaro que esa demanda no se incrementó en los comedores, sino que el municipio más allá de esos comedores brinda una bolsa de refuerzo alimentario para la gente de bajos recursos y también otorga dietas de alimentos secos o frescos, según determinadas patologías”.
El refuerzo alimentario consiste en 12 productos que, para una familia tipo, le alcanza para quince días.
Martín dijo que “en refuerzos alimentarios estamos en un 30 ó 40 por ciento de aumento a lo que teníamos el año pasado. En Santa Rosa tenemos habilitadas cinco mil Tarjetas Alimentarias, de las cuales hacemos uso del 100 por ciento, y hay una lista de espera que se toma en cuenta cada seis meses, que es cuando se dan de baja a algunas y entran los que están en esa lista”.
“Hoy por hoy, la Asignación Universal por Hijo ronda los 1.493 pesos, más allá de la asistencia que nosotros damos en alimentos, garrafas y bolsas de refuerzo. Habría que hacer un cálculo de toda esa gente para saber cuántos son”, explicó Martín.

Garrafas
El director continuó: “Si bien tengo entendido que Camuzzi no puede cortarle el servicio a los que no pagan, hay algunos casos en donde sí se lo cortan y por eso nos estamos informándonos para ver qué se hace con la gente que se queda sin gas. Hoy por hoy, eso es terrible”.
“Los que necesitan una garrafa se acercan a los Centros de Gestión en los barrios.
Hicimos un convenio con la CPE por un cupo de garrafas y una vez consumido lo volvemos a armar para tener gas continuamente”,agregó.

Viviendas usurpadas
Frente a os casos de viviendas sociales ocupadas por madres con hijos, Sandro Martín dijo que “la única herramienta que tenemos en el municipio es brindar un subsidio por dos o tres meses de alquiler por un monto mensual de 3.500 pesos, que es lo que lo ordenanza nos habilita”.
“Informalmente hay muchos inscriptos para una casa social y después del filtrado de los inscriptos quedaron muchos afuera y ahora (el IPAV) está analizando 2.500 casos para entregar solo 900 viviendas”.
El director de Gestión Social resaltó: “El otro gran problema que tenemos es que en los últimos 35 años no hubo una política de recuperación del pago de cuotas de las viviendas sociales. En el este de la ciudad, 20 mil personas que viven en casas sociales con o que pagan no se puede hace una casa con el recupero”.
“No paga nadie y el 6 por ciento de esa gente paga las tasas municipales, el resto no y eso que pagan una cuota por la vivienda que en algunos casos no llega a los 100 pesos. Ahora el gobierno provincial le da a las comunas (con menos de 10 mil habitantes) 350 mil pesos para que hagan casas y qué casa se puede hacer con ese monto.
Sandro Martín también habló de la relación de su área de gobierno municipal y el Ministerio de Desarrollo Social de la Provincia: “En estos últimos seis meses, de Desarrollo Social al municipio, en cuanto a la transferencia de fondos (50 mil pesos) para personas necesitadas, no nos dio nada”.