Auto chocó un acoplado

CONDUCTOR CON FRACTURAS TRAS SINIESTRO

(Lonquimay) – Un hombre de 38 años sufrió dos fracturas, una en un brazo y otra en la nariz, luego de chocar su automóvil contra la parte trasera de un acoplado que era remolcado por un camión, el jueves a la noche en la ruta provincial 1 en cercanías de Lonquimay. Su hija de 15 años resultó con algunos golpes que no revistieron gravedad.
Fuentes policiales dijeron que el siniestro de tránsito se registró cerca de las 21 en el kilómetro 215, a unos 15 kilómetros al sur de la ruta nacional 5, en jurisdicción de Lonquimay. Los protagonistas fueron un auto Chevrolet Aveo (KBG815), al mando de un vecino de Macachín que iba con su hija (que está radicada en Lonquimay), y un camión Fiat Eurocargo (HMM088) con acoplado, al mando de un hombre de Miguel Riglos.
Ambos transitaban de norte a sur (hacia Riglos) cuando por motivos que se tratan de establecer el Aveo impactó de lleno contra el acoplado. El camionero no se habría percatado que tenía el vehículo en su parte trasera y lo arrastró unos metros. El auto quedó muy dañado en su parte frontal.
Producto del fuerte golpe, el automovilista tuvo que ser hospitalizado en el Lucio Molas de Santa Rosa, al igual que su hija que sólo sufrió algunos golpes. Según los voceros, el herido presenta una fractura en un brazo y en el tabique nasal. Ayer ya había sido dado de alta.
En el lugar trabajaron personal policial y de bomberos voluntarios de Lonquimay y Riglos, además de personal de salud lonquimayense.