Inicio La Pampa Autobuses Santa Fe quiere seguir en Santa Rosa

Autobuses Santa Fe quiere seguir en Santa Rosa

PRIMERA REUNION CON LAS NUEVAS AUTORIDADES

En los últimos meses de la anterior gestión municipal, la empresa deslizó que Santa Rosa era una plaza que había dejado de interesarle y que iba a concentrar sus intereses en ciudades más grandes. Su posición ahora es continuar.

El jueves por la noche se celebró el primer encuentro entre las autoridades municipales y los de la empresa de colectivos Autobuses Santa Fe, concesionaria del transporte público de pasajeros. El dato sobresaliente que dejó la reunión es la empresa tiene intenciones de continuar con el contrato hasta el fin de su vigencia, que será en el año 2023.

Durante la reunión se comenzó a analizar la situación general relacionada con el transporte que se ha visto seriamente afectada, según lo manifestaron las partes, por la quita de los subsidios que sufrió el interior del país durante la gestión macrista.

El encuentro fue encabezado por el intendente Luciano di Nápoli, quien concurrió acompañado de los secretarios de Planeamieto Urbano y Obras Públicas, Guillermo Bergonzi, y de Gobierno, Heriberto Mediza, la subsecretaria de Ambiente y Servicios Públicos, María de los Ángeles Fernández, y el director de Servicios Públicos y Transporte, Juan Funes. En nombre de la empresa los hicieron los directivos Lucas Fernández y Julio Beverinotti.

Todas las partes calificaron a la reunión como «fructífera» y, principalmente, resaltaron la voluntad expresada por de cada una. Autobuses en particular «manifestó que quieren seguir prestando el servicio en Santa Rosa y, de ese modo, cumplir el contrato que lo obliga a eso», informó la comuna en informe de prensa. El municipio por su parte «le hizo saber a los empresarios que es su voluntad dar cumplimiento a la totalidad del contrato, cuya vigencia se extiende hasta el año 2023».

Las partes resolvieron pasar a un cuarto intermedio, para reunirse nuevamente la semana próxima. Este nuevo cónclave deberá analizar qué sucede con el valor del boleto de colectivo, que en la actualidad se encuentra subvencionado por la municipalidad merced a un acuerdo que vence, precisamente, el 31 de diciembre.

Año difícil

Durante el año que finaliza, la prestación del servicio tuvo un trámite complicado por cuanto en varias oportunidades los choferes decidieron paros sorpresivos en razón de que no habían cobrado sus salarios a tiempo, o el medio aguinaldo. En algunas oportunidades, la propia gestión de Leandro Altolaguirre concurrió a apagar el incendio anticipando a la empresa montos del subsidio.

En algunos casos, y conscientes de las complicaciones que se generan, los choferes prestaron el servicio con un «esquema de emergencia», que resintió al prestación en algunos horarios pero no la interrumpió del todo.

Fueron los sectores gremiales los que insinuaron que a la empresa no le interesaba quedarse en Santa Rosa, versión que la firma nunca desmintió por completo. De hecho, el gremio que agrupa a los conductores, la Unión Tranviarios Automotor, se declaró en alerta en el mes de noviembre ante las constantes insinuaciones en este sentido.

El origen del problema radica en la quita del subsidio al transporte automotor que decidió el gobierno de Mauricio Macri por imposición del Fondo Monetario Internacional. Si bien para compensar en parte esa quita, Nación creó un Fondo Compensador, el grueso de ese dinero se lo quedaron la ciudad de Buenos Aires y la provincia de Buenos Aires.