viernes, 18 septiembre 2020
Inicio La Pampa "Avance prometedor"

«Avance prometedor»

MEDICAMENTO CONTRA CANCER DE PANCREAS

«Recientemente, con un grupo de laboratorios logramos encontrar un medicamento que inactiva la función de ese gen y mata la célula cancerígena del páncreas», celebró Juan Iovanna, médico argentino egresado de la Universidad de Buenos Aires, que desde 1983 se especializa en ese órgano del cuerpo humano.
En diálogo con Radio Noticias, el profesional, que vive en Marsella, Francia, y se especializó junto al pampeano Juan Tellechea, recordó que hace algunos años lo premiaron por un descubrimiento relacionado al cáncer de páncreas. «Un día está sano y por alguna razón hay mutaciones y se pone canceroso, por lo que empieza a crecer un tumor pancreático y las células se mueren porque no reciben oxígeno», explicó.
Y siguió: «Sin embargo, hay células que logran desarrollar mecanismos de adaptación que hacen que sean capaces de sobrevivir en situaciones nefastas. Lo que hicimos cuando me premiaron fue mostrar que uno de esos mecanismos era esencial, y que si uno inactiva por estrategias de laboratorio ese gen, se muere la célula cancerosa».
Sin embargo, el sábado, entrevistado en El Aire de la Mañana, Iovanna adelantó que junto a varios laboratorios se encuentra trabajando en un medicamento «que inactiva la función de ese gen y mata la célula cancerígena del páncreas», algo que calificó como «un avance importante y prometedor».
«Todavía no es un medicamento, sino un candidato, y para que sea medicamento pueden pasar hasta 20 años. Cuando corroboramos que era eficiente no nos costó conseguir los primeros millones de euros para verificar si estaban las condiciones para ponerse en comprimido o ampolla. Ahora hay que inyectarlo a pacientes. Ahí los costos aumentan y el numero de inversores disminuye», expresó.

Función del páncreas.
Pero ante la consulta de cuál es la función más importante que desarrolla ese órgano en el cuerpo humano, Iovanna sostuvo: «El páncreas tiene dos grandes funciones. La primera es la capacidad de regular metabolismo de azúcar, por lo que la gente que tiene problemas en esa parte, es diabética. La otra es cuando se come un sándwich y para digerirlo se necesita la función del páncreas, es decir, una vez que paso el estómago, envía un jugo a los intestinos para que se pueda absorber y transformar en alimento».

-¿Qué se puede comer para que el páncreas funcione bien todo el tiempo?
-Creo que lo que hay que hacer es comer variado y si uno le pone azúcar al café no esta mal, el problema es ponerle mucho azúcar a todo. En tanto reemplazar por otro tipo de azúcares o cosas que se ponen de moda es más una cuestión de marketing porque la tendencia es tratar de convencer a la gente que consuma otras cosas. La clave es comer equilibrado y muchas frutas de estación.

-¿Qué es lo que enferma a ese órgano?
-Hay tres o cuatro enfermedades. Una es la fibrosis quística, que es hereditaria. Otra de ellas es la pancreatitis aguda, que es inflamatoria asociada al alto consumo de alcohol y comidas muy pesadas, que genera la presencia de cálculos. Después hay una más que prácticamente la Argentina no tiene y es la pancreatitis crónica. La más terrible es el cáncer de páncreas, que crece con el tiempo. Comer un asado no empeora la posibilidad de que se desarrolle.

-¿El estrés emocional puede incidir en la aparición del cáncer?
-Creo que no tiene nada que ver, que no existe ningún estudio que asocie el estrés de la vida cotidiana con la aparición de la enfermedad. O sea, un señor que trabaja en las minas tiene el mismo riesgo que alguien que trabaja en una oficina en Puerto Madero. Se han hecho estudios sobre miles de pacientes y el estrés emocional no tiene ninguna injerencia en el desarrollo de células cancerosas.