Inicio La Pampa Avanza proyecto minero en Mendoza

Avanza proyecto minero en Mendoza

"HIERRO INDIO", EN LA CUENCA DEL ATUEL

En la provincia de Mendoza avanza el proyecto minero Hierro Indio, una propuesta para reactivar una mina de hierro que estuvo en producción hasta la década del ’70. Ayer, en la Legislatura mendocina, el proyecto logró el aval del bloque justicialista y comenzó su tratamiento legislativo. Lo que se analizará es la Declaración de Impacto Ambiental, y en caso de ser aprobada, se determinará su viabilidad económica.
La mina Hierro Indio se localiza en la provincia de Mendoza, en la cuenca del río Atuel, a unos pocos kilómetros de dicho cauce, informó la Fundación Chadileuvú a través de su revista on-line Cauce. Según el Catastro Minero Provincial, los derechos mineros del proyecto se localizan en inmediaciones de los arroyos Felipe y Paraguay, cerca de la desembocadura de ambos con el Atuel; según la web de la empresa, el proyecto se localiza en las nacientes del Arroyo Colorado, afluente del Atuel.
En ambos casos la ubicación corresponde al Departamento de Malargüe, pero a escasos 4 kilómetros del límite con San Rafael, aproximadamente a 30 kilómetros de la localidad de El Sosneado. El camino de acceso planteado por la empresa pasa por inmediaciones de la Laguna Blanca, uno de los humedales mas importantes de Malargüe, reconocido como sitio de nidificación y parada de aves acuáticas migratorias.

Polémica.
En Mendoza, la reactivación de este proyecto generó una fuerte polémica por cuanto es la primera propuesta que avanza desde que se sancionó la ley 7722, una norme que, por exigencia de grupos ambientalistas, impone fuertes restricciones a la actividad minera.
Ayer, el justicialismo mendocino levantó ayer el pulgar para la aprobación del proyecto minero Hierro Indio en Malargüe, el primero que podría autorizarse desde que existe la ley 7722, que restringe el desarrollo de esta actividad. «Mantenemos nuestra postura, como en 2014, de impulsar este emprendimiento. No hay objeciones políticas y se tiene que definir en las próximas semanas», expresó en ese sentido el diputado justicialista Jorge Tanús.
El proyecto para la extracción de hierro naufragó hace cinco años en la Legislatura mendocina, cuando gobernaba Francisco Pérez. En este sentido, Tanús reconoció que el Gobierno perfeccionó dictámenes ambientales de los municipios y mejoró también un informe del Ianigla que especificaba que no hay impacto ambiental o hidrológico.

Plenario.
La Cámara de Diputados realizó ayer un plenario de comisiones para analizar el proyecto. El PJ señaló al respecto que Hierro Indio «puede potenciar en el futuro una extracción o siderurgia para generar empleo» y resaltó el aval social de Malargüe que se observó en la audiencia pública previa.
De este modo, quedó el camino allanado para la aprobación de esta iniciativa, que implicará una inversión de 2 millones de dólares. En esta etapa solamente se avalaría la exploración de la zona para determinar si se puede reactivar una mina de hierro que operó hasta los años 70.
Recién dentro de dos años por lo menos, se sabrá si puede volver o no a explotarse la mina, para lo cual se deberá hacer una nueva evaluación ambiental y enviar otro proyecto a la Legislatura.
«En esta etapa sólo se busca determinar cuál es el volumen de material», aclaró en ese sentido el subsecretario de Energía y Minería, Emilio Guiñazú, quién indicó que, según las estimaciones, se podrían extraer de Hierro Indio unas cien mil toneladas de hierro por año. Este es un volumen que permitiría remplazar el 30 por ciento de las importaciones de este material.
Por su parte, Humberto Mingorance, secretario de Ambiente, destacó que la facultad de Ciencias Industriales de la UNCuyo había señalado que este proyecto era de muy bajo impacto ambiental y no hacía falta someterlo a audiencia pública. «Por la sensibilidad del tema, decidimos igual hacerlo», indicó el funcionario.
Según afirmaron los funcionarios mendocinos, en esta primera etapa, de carácter exploratorio, no se utilizará agua del río Atuel. Esto ocurrirá cuando la compañía inversora determine la viabilidad del emprendimiento y decida ponerlo en marcha.

CIAI pidió informes
Al enterarse de la reactivación del proyecto minero, La Pampa formuló un pedido de informes en el seno de la Comisión Interprovincial del Atuel Inferior, CIAI, en razón de que una eventual puesta en marcha de la mina obligará a tomar grandes volúmenes de agua del río Atuel, de cuyo cauce se encuentra a pocos kilómetros. «Se le solicitó información a Mendoza por este tema, y quedaron que iban a contestarnos», señaló el secretario de Recursos Hídricos de La Pampa, Javier Schlegel, integrante de ese organismo de cuenca.