Inicio La Pampa Avanza un proyecto que propone el lenguaje de señas en actos y...

Avanza un proyecto que propone el lenguaje de señas en actos y oficinas públicas

Durante este martes a la mañana, la comisión Administrativa y de Reglamentaciones logró despacho unánime del proyecto de ordenanza que dispone la obligatoriedad de prestar servicio de intérprete de lenguaje de señas en los actos públicos y oficiales de la Municipalidad de Santa Rosa.

El proyecto también contempla que funcionarias y funcionarios, y al menos un agente municipal que se desempeñe en oficinas de atención al público, realicen capacitaciones en lengua de señas para atender a las personas sordas que lo requieran.  

La reunión contó con la presencia de Ivana Guzmán, intérprete de lengua de señas, Adriana Herrán, directora de la escuela Casa de Luz, y tres jóvenes de la comunidad sorda de Santa Rosa para explicar cuáles son los obstáculos con los que se encuentran en nuestra ciudad.

Herrán agradeció la iniciativa de la concejala Natalia Sueldo (FreJuPa) autora del proyecto y celebró “que el interés llegue al municipio”. Además, comentó que a través de la fundación realizaron una encuesta a nivel local para conocer cuáles eran las dificultades para la comunidad en la ciudad. “Aparecieron en primera instancia las barreras comunicacionales. Las barreras de ir a un negocio o de ir a una entidad pública y no poder comunicarse porque el que lo recibía no tenía las herramientas para poder responderle o entenderlo”, aseguró.

En sus palabras, Herrán se manifestó sobre el trabajo realizado por Ivana Guzmán en la escuela y relató cómo desde su fundación pudieron formar a niños a través de talleres de lengua de señas.

“Ellos aprendieron a presentarse ante una persona sorda, poder saludarla y como poder invitarla a jugar”, relató la directiva. Además, contó que pudieron llevar a esos niños y niñas a conocer a los alumnos y alumnas de la Escuela 2 de sordos e hipoacúsicos. “Los niños de nuestra escuela pudieron comunicarse de una manera espectacular con los niños de la comunidad sorda. Entonces nosotros vimos que realmente tiene resultado la formación, tanto de docentes como de los mismo niños tan pequeños”, agregó.  

Durante el debate, concejales y concejalas preguntaron a las y los presentes cuáles eran sus mayores dificultades para desenvolverse en la ciudad. Gabriela, una joven hipoacúsica, expresó que cuando se dirige al hospital y a hacer trámites en diferentes dependencias no puede comunicarse, por lo que siempre necesita recurrir con un acompañante.

Finalmente, Natalia Sueldo se refirió a la urgencia de contemplar y atender las necesidades de esta comunidad. “Esperamos el jueves con ansias y ellos más que nosotros”, culminó.

Seguidamente, se lograron despachos unánimes para nombrar bajo el nombre de “Paseo de la Diversidad” a un espacio verde de la ciudad, y otros dos para dar nombre de “Antonio Buira” y “Feliza Paillane” a dos calles que dan acceso a la estancia “La Malvina”. Además, decidieron que la próxima reunión propondrán posibles nombres para cuatro calles y tres espacios verdes de la ciudad.