Baigorria despidió a secretaria del CD

FUERTE INTERNA DEL PERONISMO BARRIAL EN EDUARDO CASTEX

La presidenta del Concejo Deliberante castense, Marina Baigorria, finalmente echó a la secretaria administrativa Romina Sala, y ya designó al reemplazante. El reglamento interno local no lo permite, pero la legislación provincial la avalaría.
La presidenta del Concejo Deliberante de Eduardo Castex, Marina Baigorria, finalmente despidió a la secretaria administrativa, Romina Sala, y designó como colaborador al hijo de un ex concejal del PJ local, confirmaron ayer fuentes consultadas por esta corresponsalía. Baigorria firmó la resolución y comunicó la decisión a los concejales del PJ y del Frepam, quienes no se pronunciaron sobre este tema, y se desligaron de la decisión porque consideran que se trata de un tema “de estricta y única responsabilidad” de la concejala que integra el bloque unipersonal del Frente Castense (FC).
El Concejo continúa siendo un ámbito de pujas políticas y discusiones estériles. Ahora la interna del Frente Peronista Barrial (FPB) se instaló fuertemente en el ámbito legislativo, y la secretaria administrativa se tornó en un “botín de guerra” entre Baigorria y sectores disidentes del sector que lidera a nivel provincial Leonardo “Taperita” Avendaño.
Baigorria ya había amagado hace unos días con despedir a la secretaria Sala, e incluso le transmitió la decisión a la afectada y le había retirado las llaves del edificio ubicado sobre la calle Sarmiento. La situación generó tensión. Y si bien la Ley Orgánica de Municipalidades y Comisiones de Fomento permitía adoptar esta medida, para poner “paños fríos” algunos concejales “desempolvaron” el Reglamento Interno del CD local, que establece que los recambios en medio del período legislativo deben contar con la aprobación de los dos tercios de los ediles.
Baigorria no tenía los votos necesarios. Coincidentemente solicitó licencia, y la última sesión Sala estuvo sentada en el escritorio de la secretaria administrativa. “Indudablemente, tenemos un Reglamento Interno que, al menos en este tema, se contrapone con la Ley Orgánica de Municipalidades y Comisiones de Fomento”, reconocieron en ese momento algunos concejales consultados por esta corresponsalía.
Baigorria se reincorporó esta semana al CD local. Y como medida inicial transmitió a los demás concejales que contaba con asesoramiento legal, y la legislación avalaba su decisión. “Un medida interna no puede estar por encima de la Ley Orgánica de Municipalidades y Comisiones de Fomento, y no puedo trabajar con una secretaria que no goza de mi confianza”, habría expresado -palabras más, palabras menos- Baigorria a sus pares.

Reemplazante designado.
Baigorria no se quedó en la cesantía de Sala, sino que ya puso en funciones al reemplazante. Ulises Gaccio, hijo de un ex concejal del PJ local, ya estaría concurriendo al CD local para cumplir con las funciones de secretario administrativo.
Este será el tercer colaborador que tendrá Baigorria. El ex operador del PJ que ahora regresó a la UCR, Osvaldo Barbero, fue cesanteado cuando comenzó este período legislativo. Y fue reemplazado por Romina Sala que comenzó a trabajar en marzo, pero también ya fue destituida. Y ahora se incorporó Gaccio como secretario rentado del Concejo.

Una interna del FPB
Las versiones más coincidentes relacionan “el enfrentamiento” de Baigorria y Sala con “una interna” local del Frente Peronista Barrial (FPB), que lidera “Taperita” Avendaño. La edila habría tenido fuertes presiones de dos militantes del FPB para que despida a Osvaldo Barbero, y designe a la pareja de uno de ellos en el cargo legislativo.
Cuando se concretó el ingreso de Sala al cargo legislativo, rápidamente se desató una disputa interna dentro del FPB. E incluso después de una reunión, el FPB castense emitió un comunicado de prensa informando que Baigorria ya “no pertenecía” a ese sector político. “El alejamiento de Baigorria se dio por motivos que desconocemos. No ha tenido comunicación con nosotros”, anunciaron –¿innecesariamente?– en una gacetilla de prensa.
Y seguidamente hubo episodios extraños donde incluso se vulneró la privacidad de Baigorria. Desde una página web local “revelaron” una charla “vía Whatsapp” de Baigorria donde se refería a cuestiones políticas locales. Y después continuaron los ataques hacia la concejala desde el mismo sitio administrado por militantes del FPB.