Inicio La Pampa Berhongaray propone bajar los sueldos de funcionarios

Berhongaray propone bajar los sueldos de funcionarios

DIPUTADO IMPULSA "UN GESTO" DE LA DIRIGENCIA POLITICA

Para el diputado nacional Martín Berhongaray, «la dirigencia política debe colaborar en este contexto del país, haciendo un aporte extraordinario a partir de la reducción de los sueldos de los funcionarios de las más altas categorías, ya sea del Poder Ejecutivo nacional, del Poder Legislativo y también de los jueces». El legislador del radicalismo respondió de esa manera al ser consultado por el que se ha denominado «impuesto a la riqueza», y sostuvo que está trabajando «en un proyecto alternativo, porque «no se puede andar pidiéndole gestos a todo el mundo y resulta que la única que no da señales ni hace esfuerzos es la dirigencia política».
-Esa es la posición de su bloque sobre el impuesto a las grandes fortunas?
-Es un tema que se está debatiendo y por el momento no todas las posturas son coincidentes.
-¿Usted trabaja en un proyecto alternativo?
-Junto a otros diputados estamos trabajando en un proyecto alternativo porque sabemos que hay mucha gente que está dispuesta a colaborar con esta situación difícil que atraviesa el país. Pero también creemos que desde la política hay que dar señales concretas, y tiene que ser su dirigencia la primera que colabore en este contexto.
-¿Y cómo sería eso?
-Entendemos que se puede hacer un aporte extraordinario a partir de la reducción de los sueldos de los funcionarios de las más altas categorías, ya sea del Poder Ejecutivo nacional, del Poder Legislativo y también de los jueces.
-La propuesta concreta, ¿cuál es?
-Se está terminando de elaborar, y como en todos estos procesos hay debates. Pero la idea central sería que como se están necesitando recursos, se comience haciendo un ahorro fiscal a partir de los sueldos de los diputados nacionales, de los senadores, de los Ministros, Secretarios de Estado, Subsecretarios, y de todo funcionario que tenga jerarquía superior a la de Director Nacional, ya sea de la Administración Central o de los organismos descentralizados, de las empresas y sociedades del Estado, de las entidades bancarias oficiales, de los Entes Reguladores, Superintendencias, Auditoría General de la Nación, etcétera.
-¿Se evaluó a cuánto ascendería ese ahorro fiscal?
-Estamos realizando un estudio actuarial para determinarlo, que seguramente lo vamos a tener terminado en los próximos días. Por supuesto no va a alcanzar a cubrir el monto que está pretendiendo recaudar el gobierno nacional con el aporte extraordinario que envió al Congreso.
-¿Recién ahí entraría a regir un esquema similar al que propone el gobierno para cubrir el remanente?
-Claro, a partir de ahí planteamos una alternativa donde el monto que se pretende recaudar se complete con un aporte, por única vez, pero atendiendo algunas cuestiones legales en las que no coincidimos con el proyecto del oficialismo porque es importante evitar que haya planteos judiciales. Se tendrían que modificar las alícuotas, y también buscamos redefinir los destinos que están planteados, porque tiene que quedar claro que el grueso de lo que se recaude tiene que ir a la salud.
-El proyecto en discusión ahora cuánto destinaría a salud.
-El proyecto del gobierno que se presenta para morigerar los efectos de la pandemia destina sólo el 20% a la salud. Eso es algo que nadie entiende, porque después dispone que un 25% vaya a programas de exploración y producción de gas natural a partir de una sociedad anónima que trabaje con YPF.
-En definitiva: ¿La idea de algunos diputados es que primero aporte la política?
-Exactamente, porque resulta que la única que no da señales ni hace esfuerzos es la dirigencia política cuando se le está pidiendo que lo hagan otros sectores. Pero esto en lo que se está trabajando no tiene que ser motivo de disputas, ni de controversias, yo creo que tiene que existir un gran acuerdo nacional al respecto, para que nadie busque capitalizar esto, ni el oficialismo ni la oposición, porque es algo que debería surgir de todos, y son señales que está esperando la sociedad.