Inicio La Pampa Bodega achense intensificó trabajo

Bodega achense intensificó trabajo

La bodega «Estilo 152» ha intensificado el trabajo en el predio de una hectárea cedido por la Cosega (Cooperativa de Servicios Públicos de General Acha), a la vera de la ruta nacional. Allí, se puso en marcha un proyecto experimental que busca sentar bases sobre la elaboración de vino con uvas del Valle Argentino.
El proyecto productivo impulsado por la empresa posibilitó la recuperación de tierras en un lugar estratégico, ya que se encuentran ubicadas a la vera de la ruta nacional 152, las cuales estaban inutilizadas. Antiguamente habían sido destinadas para la actividad frutícola, en los años de gestión del ex presidente de Cosega e intendente de la ciudad, Roberto Zamora.
En diálogo con LA ARENA Horacio Marin, uno de los miembros de la bodega achense, manifestó que se trata de un proyecto experimental enmarcado en el convenio oportunamente firmado con la Cooperativa de Servicios Públicos. A modo de ejemplo, dijo que es un acuerdo similar al que se hizo con Casa de Piedra, que implica una contraprestración en vino.
Informó que se ha instalado un viñedo de una hectárea, debido a que es una prueba piloto. «Si los viñedos andan bien, será un nuevo polo productivo que generará interés de inversión por parte de otras empresas vitivinícolas. Por esa razón, es un proyecto experimental sumamente importante para la ciudad y la zona», añadió.

Palos y alambres.
En estos días se está trabajando en la colocación de estructuras de palos y alambres. Además, se ha adquirido recientemente un tanque de acero inoxidable. «No paramos, seguimos haciendo camino al andar. La verdad que las cepas vienen muy bien, hay que podarlas y en dos años estaremos cosechando uvas del Valle Argentino», aseguró.
Marin aclaró que más allá que hayan sido pioneros en este tipo de producción, es una bandera que pertenece a General Acha. «Queremos que el achense se lo apropie y que sea un aporte a la identidad de la ciudad», dijo.
El objetivo es que la bodega «Estilo 152» sea un atractivo más en la oferta turística que el municipio brindará al turista para que finalmente se quede, y Acha no sea sólo un punto de paso hacia los lagos del sur del país.
«Tenemos un potencial enorme, con artesanías de calidad y variedad, lugares bellísimos que mostrar; además, de excelentes servicios de hotelería y gastronomía», opinó, al mismo tiempo que valoró la intención de la actual gestión municipal de consolidar un proyecto de desarrollo turístico integral, donde todos los sectores estén incluidos.

Tope de producción.
En cuanto a los niveles de producción de la marca, Horacio sostuvo que ya están cerca de los 12 mil litros, tope que no pueden superar anualmente. «La verdad que no buscamos ampliar ese límite, porque optamos por priorizar la calidad frente a la cantidad. De todas formas, es un tope que representa entre 15 ó 16 mil botellas por año, lo que significa un volumen más que interesante para una bodega artesanal», explicó.
La Pampa ha comenzado a dimensionar el fuerte potencial que tiene respecto a la producción vitivinícola. Se ha promocionado una tienda de ventas que «nos ha permitido estar en la vidriera del mundo». Esto es posible -continuó-, gracias al importante trabajo que se viene haciendo desde el ministerio de la producción y la secretaría de turismo de la provincia.

Cámara.
Por esa razón desde Estilo 152, también se viene gestionando la creación de la Cámara de Vinos de La Pampa. A su criterio será muy beneficioso para todos los pampeanos. Implicará un paso muy importante, que posicionará a la provincia en la misma mesa de los más grandes productores vitivinícolas de la Argentina.
Marin destacó que en cada una de las exposiciones en las que Estilo 152 ha participado, el vino ha gustado mucho. En ese sentido recordó la obtención de la medalla de plata en el 2018, en una exposición realizada en la Patagonia. «Estamos muy bien parados porque ahora el vino es buscado por la región donde se produce, que en nuestro caso es la Patagonia, y esto no sucedía antes», subrayó.
Indicó que las uvas que se producen son de excelente calidad, y una muestra de ello, es que «monstruos» como Catena Zapata y Cassone, estén produciendo en unas 150 ó 180 hectáreas en la zona de Casa de Piedra. Esto, sumado a las bodegas satélites de Gobernador Duval, General Acha y Santa Rosa, hace que la industria vitivinícola se fortalezca y pase a ser un polo productivo más que importante para La Pampa.

El boom de la cerveza.
Horacio Marin reconoció que el boom de la cerveza artesanal ha repercutido en los niveles de consumo del vino. En ese sentido manifestó que el vino llegó a 30 litros anuales per cápita, y cayó a 14 ó 15. Fenómeno, que fue atribuido al avance de la cerveza, dijo.
Esta situación –prosiguió– obligó a que las autoridades que agrupa a los productores vitivinícolas se plantearan la necesidad de ofrecer un vino en lata. Destinado exclusivamente a los jóvenes, sector que está más asociado al consumo de cerveza.
Este fenómeno es una muestra más, aseguró Marin, del éxito que produce la elaboración artesanal. Está claro que los productos artesanales son más buscados por los consumidores. Justamente por esa razón, es que “Estilo 152” quiere mantener los niveles de una bodega artesanal.
Frente a esta situación la bodega empezó a ofrecer un tempranillo, que ha sido muy bien recibido por los jóvenes. Se trata de un vino suave, afrutado, sugerido para picadas.
“Hay que terminar con las técnicas y modismos asociados al consumo del vino. En definitiva, cada uno debe disfrutar de un vino como más le plazca, incluso mezclado con agua, soda o gaseosa. Es una forma de llegar a todos, sin condicionamientos, técnicas o estructuras”, explicó.
Más allá del avance de la cerveza, fuertemente impulsado desde lo artesanal, Marin aseguró que el vino recuperará los niveles de consumo de otros tiempos. “La persona que le gusta el vino, por más que se haya inclinado últimamente por la cerveza artesanal, en algún momento volverá al vino. Así que creo que va resurgir nuevamente”, finalizó.