Inicio La Pampa Bomba a La Campora en Bahía Blanca

Bomba a La Campora en Bahía Blanca

La ciudad de Bahía Blanca se vio conmocionada luego de un acto de violencia inédito, que socava la convivencia en democracia: atentaron con explosivos contra la sede del Frente de Todos. «es una muestra más de la intolerancia generada desde un sector de la oposición berreta», apuntó el intendente Luciano di Nápoli para rechazar el hecho.
En un hecho que rememoró los ataques perpetrados por grupos de tareas de las Fuerzas Armadas y organizaciones parapoliciales, el local del Frente de Todos que se encuentra en Berutti 184, esquina Donado, fue el blanco de un atentado con explosivos en la madrugada de ayer.
El intendente santarroseño repudió el hecho a través de sus redes sociales. «Los discursos cargados y basados en el odio que muchos sectores siguen incentivando, surten efecto en algunos grupos de nuestra sociedad, que por suerte son absolutamente minoritarios, pero que pueden causar mucho daño».
En esa línea, afirmó que «lo sucedido en Bahía Blanca es una muestra más de la intolerancia generada desde un sector de la oposición berreta y antidemocrática y algunos medios de comunicación que creen que fogoneando el odio se puede construir algo».
«Sepan todos que si hay algo que nos enseñó Néstor es que no vamos a retroceder ni para tomar impulso, y que sabemos que hay muchos que están agazapados pero está en todos nosotros que nunca más la oscuridad y el oscurantismo vuelva a reinar en la patria. ¡Ni un paso atrás, fuerza compañeros y compañeras!», completó.

El atentado.
Todo ocurrió alrededor de las tres de la madrugada, cuando los y las vecinas fueron sorprendidas por el sonido de una gran explosión en la zona. Según se pudo reconstruir, la onda expansiva que ocasionó el artefacto explosivo causó la destrucción de una ventana del local, la persiana metálica y la reja. A su vez, el interior quedó cubierto de escombros.
Afortunadamente, no hubo víctimas ni personas heridas. Sin embargo, el ataque estuvo acompañado de un mensaje anónimo con fuertes amenazas. En un panfleto, se enumeraron «razones para empezar ‘la purga'», entre ellas la legalización del aborto, la implementación de la Educación Sexual Integral, la falta de «libertad» en alusión a las medidas implementadas por la pandemia de Covid-19, la pobreza y la subversión de los «valores naturales». El mensaje concluye con la siguiente frase: «Ahora a cuidarse traidores, sabemos donde viven. Hartos!!! de todos ustedes»
Las hipótesis son varias y no hay que olvidar que Bahía Blanca es una ciudad con fuerte presencia de las Fuerzas Armadas. Allí está radicada la Base Naval de Puerto Belgrano y la Guarnición del Ejército Argentino. Además, a esto se le suma la presencia de «grupos anticuarentena», que según informaron medios nacionales habían entregado folletos de esas características en las últimas horas.

Violencia política.
Desde La Cámpora emitieron un comunicado donde aclararon que «los daños fueron sólo materiales y afectaron también a comercios y edificios vecinos». A su vez, agradecieron el trabajo de Bomberos, Defensa civil, Guardia Urbana, Comando de Patrulla, Policía Ecológica y División Explosivos «por llegar inmediatamente y resguardar el lugar».
Desde la organización informaron que se le dio «intervención a las autoridades judiciales para que desarrollen la instrucción correspondiente en la averiguación de un posible ilícito». En esa línea, consideraron que «un hecho de estas características es un acto de violencia política inédito, contrario a las instituciones y a la convivencia democrática que necesita nuestra sociedad para construir un futuro mejor».
«Creemos en la política como herramienta de construcción y transformación. Reafirmamos y creemos que ese es el camino. Pedimos prudencia y serenidad. Agradecemos la preocupación de vecinos y vecinas del lugar y la solidaridad de la comunidad en general en atención al suceso», concluyeron.

En La Pampa también.
Lo ocurrido en Bahía Blanca puso en evidencia una vez más la violencia de sectores de la derecha y permitió trazar posibles conexiones con dos situaciones que se registraron en La Pampa. El 7 de mayo, desconocidos escracharon el cartel del Consejo de Unidades Básicas de Santa Rosa con pintadas en donde se mencionó a «Ezeiza», con lo que simbólicamente representa ese lugar para el peronismo.
«La violencia de la derecha está creciendo a pasos agigantados», señalaron fuentes ligadas al partido, quienes también asociaron lo ocurrido en la ciudad bahiense con la irrupción de un hombre en el Salón de Acuerdos durante una conferencia del gobernador Sergio Ziliotto.
El texto que llevaba ese hombre contenía un mensaje negacionista de similares características al encontrado en Bahía: «»Los convoco a manifestarse en forma inmediata para exigir la renuncia a todo el poder político traidor a la Patria (…) Debemos despertar y recordar que debemos mantenernos unidos en esta lucha patriótica».

«Con poder para lesionar».
En el informe preliminar que realizó la dirección de Explosivos de la Policía Bonaerense se señala que «los elementos en cuestión en su conjunto y debido al confinamiento de una cierta cantidad no precisada de un deflagrante (posiblemente pólvora)» provocaron la «detonación de un envase por exceso de presión, siendo éste metálico (posiblemente aluminio)».
El documento, que está en manos del fiscal Marcelo Romero Jardín y que fue publicado por el diario La Nueva, indica que «el sistema de iniciación sería eléctrico, por los componentes hallados, no pudieron determinar si es remoto, inalámbrico o con temporizador (reloj)». De esta manera, sostiene que «se trata de un artefacto explosivo no reglamentario, con el poder suficiente para producir lesiones y daños a terceros».
Por otro lado, una fuente de la investigación declaró, en el mismo sentido, que no se trata de una bomba de las conocidas como Molotov, sino «algo bastante más potente», que puede generar una onda expansiva de unos 50 metros a la redonda.
El fiscal Romero Jardín trabaja con personal de la Policía Bonaerense, aunque se sumará un oficial de la delegación Bahía Blanca de la Policía Federal, que forma parte de la Unidad Antiterrorista de la fuerza.
El mismo vocero aclaró que por el momento no se localizaron imágenes ni testigos del hecho o la posible fuga de los autores y también informó que las autoridades partidarias no habían recibido en los últimos días ninguna amenaza que pudiera relacionarse con el ataque.