Inicio La Pampa Bomberos prestaron 797 servicios

Bomberos prestaron 797 servicios

EL 30% DE LAS SALIDAS FUE POR INCENDIOS DE PASTIZALES

(General Pico) – El Cuartel de Bomberos de General Pico, realizó durante el año anterior un total de 797 servicios, entre los que se destacan los incendios de pastizales en el radio urbano y en zonas rurales. Para cumplir con la totalidad de salidas, se gastaron más de 10 mil litros de combustible, se recorrieron 43 mil kilómetros y se requirieron 13.500 horas hombre de trabajo.
Así lo informó la entidad al divulgar las estadísticas oficiales 2019, con el objeto de transparentar la gestión e informar en que se gastan las donaciones y recursos que reciben.
Durante el año anterior, Bomberos combatió 188 incendios de pastizales en el radio urbano y suburbano, y otros 47 en zonas rurales. Además acudió a 28 incendios de viviendas y a siete de depósitos y locales. También atendió 34 incendios de vehículos, tres de motos y cuatro de maquinarias agrícolas en campos.
Bomberos prestó servicios en 28 accidentes viales, en algunos de los cuales hubo personas atrapadas. En otro siniestros cumplió con una función preventiva, ante el derrame de líquidos y combustibles.
Las estadísticas oficiales también dan cuenta de la prestación de 126 servicios especiales, entre los que se cuenta la presencia en actos, charlas, capacitaciones externas y viajes de agua, 126. También se contabilizaron 107 guardias activas, 55 citaciones obligatorias y 48 cursos y capacitaciones.

Kilómetros.
Los socorristas locales además actuaron ante seis incidentes producidos con materiales peligrosos, y en prestaron auxilio en 37 ocasiones en que las fuertes tormentas desatadas en la ciudad, provocaron anegamientos de casas y caídas de techos y árboles.
En el año anterior, el Cuartel local auxilió a nueve personas atrapadas y acudió al rescate de 24 animales. La cifra final también contempla falsos llamados recibidos, eventos organizados por Bomberos y el rubro «Otros».
Los bomberos piquenses, durante 2019 recorrieron 43 mil kilómetros para el cumplimiento de cada uno de los servicios, los cuales requirieron 13.500 horas hombre de trabajo. Según se indica en las estadísticas oficiales se gastaron 8.500 litros de gasoil, 1.600 litros de nafta y 240 litros de lubricantes. La mitad de ello se corresponde con donaciones que hacen empresas del medio, y el gasto restante lo afronta la misma entidad.

Costos.
Ariel Farías, jefe del Cuartel piquense trazó un balance lo actuado durante el año, y dijo que los últimos números arrojados, son muy similares a los parámetros de 2019.
«Al finalizar el año se hace un balance general de los servicios, del gasto de combustible. Hay una parte de ese gasto que corresponde a donaciones de algunas empresas y otra parte que tiene que afrontar la institución. Estas estadísticas las hacemos anualmente para que el vecino sepa en que invertimos las colaboraciones que recibimos. Queremos que la gente sepa que somos operativos, que tenemos mucha cantidad de servicios y que el gasto es muy importante.
Todos los insumos están en valor dólar, hay cosas que se compran afuera, es un gasto muy importante y aparte hay que sostener una infraestructura muy grande. Somos 60 bomberos activos y ese número se va a incrementar en pocos meses, porque va a ascender los aspirantes, más los cadetes que vienen de abajo», contó.

Destacamento.
El Jefe de Bomberos señaló que están muy expectantes con la concreción de un nuevo destacamento que funcionará en el sector norte de la ciudad. La institución ya se hizo de un predio entre los barrios Frank Allan, Carlos Berg, Don Bosco y Federal, aunque el principal escollo sigue siendo la falta de voluntarios que residan en esa zona.
Sin embargo, con el recambio de autoridades a nivel local, se abren nuevas mesas de diálogo y hay una expectativa creciente.
«La comisión directiva que preside Federico Freigedo, está en contacto con las nuevas autoridades y ya van a tener reuniones sobre ese tema. Hay expectativas, pero hay que sentarse y hablar porque es un tema importante para la ciudad y para nosotros», dijo.

Llegada de nuevo móvil
Desde hace tiempo la institución está a la espera de un camión cisterna que le servirá para alimentar a los otros móviles durante algún siniestro. Si bien el arribo de la unidad era inminente, un desperfecto mecánico retrasó su llegada.
«Lo teníamos casi listo, pero hubo un problema mecánico, aunque tendríamos que tenerlo en breve», señaló Farías.
Hace algunas semanas, la institución reincorporó un importante móvil que estaba fuera de servicio y que era usado para atender los siniestros forestales. La unidad requirió del cambio de la bomba de incendió, que fue financiado por una conocida empresa del medio. Con esto, estaría cubierto el parque automotor. Sin embargo, la expansión de la ciudad y la proliferación de edificios en altura, le genera a Bomberos la necesidad de incorporar otro tipo de equipamiento.
«Estamos bien de móviles, quizá se pueda llegar a tener otra unidad. Hoy la ciudad está creciendo hacia arriba, y si bien tenemos los elementos para hacer un rescate, y hay cosas que quisiéramos tener como una escalera y un hidroelevador, que serían esenciales para las construcciones en altura como estamos teniendo», refirió.