Inicio La Pampa Brenda es no vidente y cumplió el sueño de ser profesora en...

Brenda es no vidente y cumplió el sueño de ser profesora en Ciencias de la Educación

La joven piquense Brenda Martínez culminó el Profesorado de Ciencias de la Educación que cursó en la Facultad de Ciencias de la Educación de la Universidad Nacional de La Pampa (Unlpam) al aprobar el examen que rindió de manera virtual. Tras compartir la alegría con sus familiares y amigos, ahora piensa otra vez en el viaje que hará a China a principios de abril, para someterse a un tratamiento de células madres, que le permitan recuperar un porcentaje de la visión.

A Brenda, a poco de nacer le diagnosticaron una retinopatía prematura grado cinco, y en el último tiempo gestionó un turno en una clínica China, para someterse a un tratamiento que le permita recuperar la visión.

Debido a la discapacidad visual que padece, tuvo que derribar muchas barreras de la sociedad para llegar a sus metas. El jueves a la tarde, logró una de sus más deseadas: alcanzar el título universitario.

«Rendí «Tecnología educativa» la última materia que me faltaba y la rendí de manera virtual. Aprobé y pude festejar con amigos y con la familia», le dijo a LA ARENA.
La joven piquense contó que su trayectoria en el ámbito universitario fue un «proceso fue muy largo» lleno de adaptaciones, de una parte y de otra, y que la pandemia de Covid-19 sumó mayores obstáculos.

«Cuando empezó la pandemia no me quedaban muchas materias por cursar pero me quedaban algunos finales por rendir. Cursé dos materias, «Inglés» y «Residencia II», en la que tenes que hacer una práctica dando una clase en la facultad. Esa fue la más complicada porque una piensa en las prácticas para la presencialmente y te encontrás que te tenes que armar para la virtualidad. Fue un desafío, pero todo el grupo lo logró», agregó.

En el aula.
Aún con la alegría de haber logrado el título universitario, Brenda contó que su condición de no vidente le significó algunas dificultades al principio, aunque destacó que la Facultad desde hace un tiempo se mostró más inclusiva y también subrayó la tarea de los docentes que la ayudaron en su estadía universitaria.

La flamante profesional ahora aspira a poder estar frente a alumnos, en un aula, porque ello realmente la apasiona. De ser lo posible, quiere desarrollar su carrera en General Pico o también, «poder trabajar en un pueblo más chico donde son menos los estudiantes y es más fáciles para reconocerlos más fáciles. Pero me veo dando clases, a mi me gusta el aula.

Viaje a China.
La alegría de haber culminado la carrera, se mezcla con la ansiedad de viajar a China a someterse a un tratamiento médico que le permita cumplir con su mayor anhelo: recuperar la visión y poder ver.

Desde que se confirmó su viaje, organizó diferentes colectas, puso en venta una de sus casas y repartió urnas en los comercios del medio, para recaudar los fondos necesarios.
En febrero hizo una última venta de pizzas, y en marzo, con la tranquilidad de haber rendido la última materia de su carrera universitaria, organizará otro evento.

«La semana que viene vamos a ver si se podemos hacer algo. El 4 de abril tengo que salir de Buenos Aires. Hago escala en Alemania y de ahí a China. Son dos semanas que voy a estar internada y a los seis meses o al año, tenés que volver. Nunca dejé de pensar en el viaje», señaló.

En China, hará un «tratamiento con células madres», que además incluye el suministro de «medicamentos que van por suero, medicina oriental y sesiones de fisioterapia». Eso hace que «se genere una retina nueva» y que de a poco, comience a experimentar una «recuperación».