Inicio La Pampa Brian, la libertad que no se paga

Brian, la libertad que no se paga

PAMPEANO LLEVA 15.650 KILOMETROS RECORRIDOS EN BICI RUMBO A ALASKA

«Ya llevo 13 meses de viaje, porque arranqué el 7 de enero de 2019 y precisamente ese día de este año crucé a Perú y después a Ecuador. Ahora mismo estoy en Cuenca. Mi cálculo me dice que recorrí 15.650 kilómetros pedaleando, y todavía me queda un buen trecho hasta Alaska, mi objetivo». La voz de Brian Alanís suena nítida a través del celular.
El chico de General Pico, que primero salió y concretó el raid hasta Usuhaia, tomó hace más de un año camino al norte, y va pasando países. Estará algunos días más en Ecuador -un poco recuperando fuerzas, porque había adelgazado bastante- y luego será el momento de saltar hacia Colombia, «creo que en marzo -dijo-, y en algunos meses intentaré llegar a México. Todo va más o menos como lo tenía planificado».

Una hermosa aventura.
Cada tanto la posibilidad de estos tiempos de poder comunicarnos desde cualquier parte del mundo, nos pone en contacto con Brian, del que nos venimos ocupando desde hace meses.
Hay personas como él que por mero placer realizan larguísimos recorridos -en este caso en bicicleta-. para llegar a determinados destinos montados en una hermosa aventura.
Brian estudiaba Ciencias Económicas -carrera ahora postergada-, y tomó rumbo a Alaska el 21 de junio pasado, y ya lleva recorrido cientos de kilómetros. Próximamente estará en caminos de Colombia.
Antes de su raid tenía un trabajo estable en un supermercado de Santa Rosa, juntó algunos pesos y un día se fue montado en su bici.
Aquella vez había hecho un extenso itinerario pero en esa oportunidad a Ushuaia, obviamente siguiendo el sueño de recorrer el país montado en una bicicleta. Al regresar decidió seguir hacia el norte: partió desde General Pico, recorrió diversos pueblos, ingresó a San Luis -pasó por villa Mercedes y Merlo-, hizo Altas Cumbres para Mina Clavero, Villa Carlos Paz y Córdoba. Luego fue hacia La Rioja, Catamarca, Salta y Jujuy para ingresar más tarde a Bolivia.

Ecuador: «gente maravillosa».
Ahora en Ecuador piensa en quedarse algunas semanas. «Ustedes no tienen idea de lo maravillosa que es esta gente, el trato que me dan… estoy muy agradecido de todo eso, y por eso me quiero quedar algunos días más. Pero además como este es un país que está dolarizado, quiero ver si vendiendo algunas artesanías y postales puedo juntar algunos dólares para poder pagar la visa… Además aprovecho para recuperar un poco de peso, porque es cierto que estoy más flaco… no sólo por el ejercicio de pedalear, sino porque me descuidé un poco con el tema», admitió.
Su próximo destino será Colombia. «Estoy averiguando para ver qué itinerario me conviene… y más tarde intentaré cruzar a Panamá. Lo voy viendo sobre la marcha. Lo que estoy seguro es que a Alaska, si es posible, tendría que ingresar antes que finalice septiembre, porque después allá es invierno y el frío y la nieve no me van a dejar mover».

Un poco se extraña.
Brian cuenta lo bueno de lo que le pasa en el viaje, pero no elude hablar de que «a veces extraño un poco. Me pasó cuando llegó ‘Año nuevo’, que siempre la pasaba con mi familia, esta vez las fiestas fueron lejos, y la Navidad la pasé en las playas peruanas junto con una ‘familia’ que formamos espontáneamente con un italiano y un español que van viajando en combi, y con otros dos argentinos que también se mueven en bicicleta», indica.
No obstante las pequeñas dificultades que naturalmente se le presentan en semejante aventura, Brian dice: «No me puedo quejar. Son algunas cositas que uno sabe que tiene que ir soportando. Pero me siento una persona totalmente libre. ¿Y eso con qué se paga?», concluye casi como una sentencia.