Inicio La Pampa Buscan regular la actividad de farmacias

Buscan regular la actividad de farmacias

El diputado provincial Espartaco Marín está trabajando en el armado de un proyecto de ley para regularizar la actividad que realizan las farmacias en La Pampa con el objetivo de garantizar la provisión de medicamentos en todas las zonas e imponer ciertas condiciones para su instalación y funcionamiento.
Por ello, el jefe del bloque PJ se reunió en la última semana con representantes de la Cámara de Farmacias de La Pampa, la entidad que nuclea a las entidades de la provincia, que recibieron un borrador de la iniciativa a modo de consulta y ahora plantearon sus modificaciones.
«La idea es analizar la presentación de un proyecto que regularice la distribución de farmacias en toda la provincia para que la distribución sea más equitativa en términos de locación», manifestó Marín en diálogo con LA ARENA. Actualmente, por ejemplo, en Santa Rosa hay 70 farmacias.
Siguiendo en esa línea, dijo que el impulso del proyecto es «para que las farmacias no estén todas ubicadas en el centro y que haya también en los barrios» en la cantidad necesaria, por lo que «pretendemos brindar la mayor cantidad de farmacias y que el público, la ciudadanía, tenga la disponibilidad de medicamentos».

Farmacéutico.
El diputado Marín pretende además establecer en el proyecto de ley que las farmacias tengan que contar «necesariamente» para poder funcionar con un técnico farmacéutico como condición.
«Hay un proyecto de Darío Hernández (Frente Renovador) por el que solo los farmacéuticos podrían llegar a abrir farmacias en La Pampa como sucede en la provincia de Buenos Aires, pero nosotros creemos en algo más abierto, imponiendo que sí o sí debe haber un responsable farmacéutico», manifestó.
En su momento, Hernández fundamentó el proyecto para ponerle un freno a la cadena Farmacity que finalmente se instaló en Santa Rosa. En La Pampa hay 260 pequeñas y medianas farmacias.
En la provincia, la ley 2079 en el capítulo «De la actividad farmacéutica» no regula específicamente esta cuestión pero declara que las farmacias son un «servicio de utilidad pública para la dispensación de productos destinados a la ciencia y el arte de curar».