Inicio La Pampa Cae el porcentaje entre vacunados

Cae el porcentaje entre vacunados

INCIDENCIA EN DECESOS

Las franjas etarias más altas, donde la vacunación avanzó casi en la totalidad de los inscriptos, es la que mostró una mejora en los registros de este año. La buena noticia está clara cuando se compara la incidencia que tenían las personas de más de 80 años en el total de las muertes ocurridas el año pasado, y la que tienen este año, ya con la mayoría de ellas inoculadas con alguna de las vacunas que llegaron a la provincia.
En el primer año de la pandemia, los fallecidos en La Pampa fueron 144, de un total de 11.194 personas que contrajeron la enfermedad. Del total de los fallecidos, el 14,58% tenían 90 años o más (21 en total) y el 27.77%, tenían de 80 a 89 años (40 personas). Este año, esas franjas etarias explican un porcentaje mucho menor de las 397 muertes acumuladas desde el 1 de enero hasta ayer.
Se trata del 5,54% en el caso de los mayores de 90 años (22 víctimas) y el 21,91% en el caso de las personas con edades que van de los 80 a los 89 años. Es dable recordar en este punto que no todas esas personas estaban vacunadas para el mes de enero, puesto que la prioridad en el inicio de la campaña de vacunación fueron los trabajadores de la salud y los adultos mayores que estaban institucionalizados.
Recién hacia el 22 de febrero, se añadieron a la vacunación a los mayores de 80 años en general.

Disparidad.
La situación fue diferente en el caso de las personas de 70 a 79 años, cuyo porcentaje de incidencia en las muertes por Covid-19, aumentó en 2021 respecto de 2020. En el primer año, representaban el 28,47 de los fallecimientos (41 en total) por Covid-19, mientras que este año explican el 33,24 por ciento. En este caso hay que hacer una aclaración: de las 132 muertes de personas de esa franja etaria ocurridas este año, medio centenar ocurrieron en los meses de enero y febrero, es decir, cuando la campaña de vacunación prácticamente no había comenzado para ese grupo.
La franja de 60 a 69 años mantiene una cierta paridad, pues representó el 23,61 % de las muertes del 2020 (34 de 144) y representa el 20,15 de las contabilizadas este año (80 de 397).

El impacto joven.
La mala noticia es que la segunda ola de coronavirus tuvo un impacto mayor -en parte por el efecto de la vacunación y en parte por la característica de las nuevas variantes que circulan: Manaos, Andina, Británica- en las franjas etarias más bajas. De hecho, este año se produjeron 4 muertes en personas de 20 a 29 años contra ninguna del año anterior.
Entre las personas de 50 a 59 años, el año pasado hubo 5 fallecimientos por coronavirus (3,47% de los 144 totales) y este año, hubo 45 (11,33% de las 397 muertes ocurridas desde el 1 de enero en adelante).
En personas de 40 a 49 años, la incidencia en el total de las muertes también creció, pasando del 1,35% el año pasado al 5,54 este año (2 y 22 muertes respectivamente). En la franja etaria de 30 a 39 ocurrió lo mismo: 0,69% en 2020 y 1,25% en 2021 (2 y 5 fallecidos, en uno y otro año).