Inicio La Pampa Calzar: La Pampa busca inversiones para su reactivación

Calzar: La Pampa busca inversiones para su reactivación

PRODUCCION ELABORA UN INFORME DE SITUACIÓN PARA PRESENTAR ANTE NACIÓN

El gobierno provincial se encuentra elaborando un informe del estado de la planta de Calzar con el objetivo de buscar inversores privados. El tema ya fue planteado por el gobernador Sergio Ziliotto ante el ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, debido a que el objetivo es interesar a Nación para que se sume a la búsqueda y apoye la reactivación de la industria textil en la provincia.
Desmantelada en 2018, cuando sus dueños decidieron cerrar sus puertas tras 34 años de intenso trabajo y dejar en la calle a 132 trabajadores, la planta de Calzar es un emblema de las secuelas de las políticas implementadas por el macrismo. Desde aquel entonces, fueron varias las propuestas que circularon sobre su reactivación.
La más concreta, que generó ilusiones en los y las ex empleadas, estuvo relacionada a John Foos. La firma presentó un fuerte interés en adquirir la planta e incluso su dueño, Miguel Angel Fossati, llegó a manifestar su intención de mudar todo a La Pampa. En ese marco, en mayo de 2019 se realizaron pruebas de aptitud a un total de 90 ex trabajadores de Calzar, entre ellos 36 aparadores y 54 cortadores, en la Vieja Usina de la CPE.
Sin embargo, tal como explicó este diario, las negociaciones se frustraron con la pandemia de por medio. Esto fue confirmado a principios de este año por el entonces ministro Ricardo Moralejo, quien en una entrevista con Radio Noticias esbozó una posible salida: recuperar el predio desde el Estado. Esta última idea por el momento no ha sido explorada, aunque desde el Ejecutivo tomaron la decisión de hallar una solución

Proceso de reactivación.

El gobernador Sergio Ziliotto tomó la determinación de reactivar la fábrica, según confirmaron fuentes de Casa de Gobierno a LA ARENA. En esa línea, revelaron que «se está elaborando un informe del estado de situación, edilicio y legal, de la planta de Calzar». Esto ha sido encomendado a funcionarios del Ministerio de la Producción, que el pasado miércoles estuvieron recorriendo las instalaciones.
El objetivo consiste en presentarle un informe al gobierno nacional e interesarlo «para que ayude a buscar inversores en el rubro textil, en virtud de que ya hay indicios en otros lugares de reactivación de plantas textiles». Dentro del relevamiento se incluirá también «todo el paquete de beneficios que puede tener alguien que viene a invertir a la provincia de La Pampa», como por ejemplo la «exención impositiva en virtud de la Ley de Incentivos Fiscales, los subsidios a la generación de nuevos puestos de empleos y los créditos con tasa subsidiada, si el proyecto así lo amerita en cuanto a la cantidad de mano de obra».

Charlas con Kulfas.

Según pudo saber este diario, el tema se incluyó en la agenda durante la visita del secretario de la Pequeña y Mediana Empresa de Nación, Guillermo Merediz, en marzo de este año. A su vez, el gobernador Ziliotto dialogó con el ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, sobre este aspecto puntual en la misma reunión en la que pidieron una ampliación en la cartera de créditos subsidiados.
«Más allá de avanzar en beneficios para generar mayor inversión, uno de los temas puntuales tuvo que ver con esto», deslizaron las fuentes consultadas y remarcaron que se trata de hallar «inversores para activar la industria textil que había en la provincia de La Pampa, sumando la potencialidad de la provincia y el apoyo del gobierno nacional».
En Casa de Gobierno quieren ser cautelosos y «no generar falsas expectativas», teniendo en cuenta lo que implicó el cierre de la fábrica en su momento. Sin embargo, destacaron que es «uno de los objetivos que se plantearon en cuanto a buscar mayor inversión y diversificar, sobre todo en el tema textil, donde hay mano de obra calificada en La Pampa, que es toda la gente que ha dejado Calzar en la calle».

Más de dos años de paralización.

Un informe exclusivo elaborado por el Ministerio de la Producción al que tuvo acceso LA ARENA precisó la cronología de las negociaciones para reactivar la planta y el estado actual de su situación, debido a que lleva paralizada más de dos años.
Tras el cierre de Calzar en 2018, la cartera de Producción comenzó a trabajar en la búsqueda de inversores con el fin de reactivarla. «A partir de distintas gestiones efectuadas se contacta a la firma John Foos, a través de su titular Miguel Fosatti, la cual se encontraba planificando un proyecto de expansión», indicaron y destacaron que se comenzó a analizar en conjunto el proceso, considerando herramientas y programas provinciales de acompañamiento.
Para la firma era fundamental poder comprar el inmueble y contar con mano de obra calificada. Avanzado el proceso de análisis, hizo hincapié en la «calificación y disponibilidad de la mano de obra», por lo que se contactó a los ex empleados.

Viaje a La Pampa.

En un principio, «se trabajó en la definición de perfiles laborales y capacidades, presentando un informe detallado de cada uno de los empleados despedidos, con datos de interés para una posible reinserción laboral en el nuevo proyecto». Desde John Foos requirieron la realización de una prueba de aptitud técnica y viajaron a la provincia. Estas pruebas se realizaron en mayo de 2019 y resultaron un éxito.
En junio de ese año, desde el Ministerio viajaron a Buenos Aires y presentaron «formalmente una propuesta que incluía la totalidad de beneficios para la inversión productiva disponibles en la provincia», añadió el documento.
A la propuesta se le sumó una serie de opciones de inmuebles «para la instalación de la planta, en el caso de que no fuera posible acordar la compra», debido a que la negociación entre los privados era lo que restaba. «Existieron distintas contraofertas y, según lo manifestado por John Foos, los cambios de accionistas y los capitales extranjeros (Brasileros) de Alpargatas dificultaban la negociación».

Compra conjunta.

Ante los obstáculos, se analizó y ofreció a John Foos «efectuar una compra conjunta con otras empresas (subdividir el inmueble) y se los contacta con potenciales inversores pampeanos, considerando que, en una primera etapa del proyecto de expansión, la superficie de la planta era más que suficiente (casi 15.000 m2)».
«Durante el proceso, hubo fluctuaciones del tipo de cambio y, en particular, en el mes de agosto de 2019, la devaluación fue del 50%, se elevan las tasas de interés, se deprime aún más el sector textil y llega a trabajar con el 70% de capacidad ociosa», explicó el informe de Producción.
Esto complejizó el proceso de inversión y Fosatti manifestó que «la estabilización de la economía, y sobre todo la recuperación del sector textil, son las variables necesarias para cualquier potencial radicación en La Pampa». A esto, se le sumó el impacto de la pandemia.

Situación actual.

En cumplimiento con la normativa vigente, recién cumplidos los 2 años de paralizada la actividad en la planta es posible dar comienzo al procedimiento administrativo. «A partir de dicho plazo, se iniciaron las acciones técnicas y administrativas en referencia al inmueble, el cual no puede estar paralizado».
En paralelo, destacaron que «se trabaja entre distintas áreas del Gobierno Provincial, a los efectos de realizar el relevamiento edilicio, conocer su estado y funcionalidad, para determinar potenciales usos, en el marco de un plan de búsqueda e incentivos a potenciales inversores».