Cámaras empresarias advierten “grave crisis”

CALZADO, TEXTIL Y MARROQUINERIA

Cámaras empresarias de la industria del calzado, textil, indumentaria y marroquinería alertaron por la “profunda crisis” que atraviesan y anticiparon que la “continuidad” de este panorama pone en riesgo el futuro de unos 500 mil puestos de trabajo directos.
En un duro documento publicado días atrás, los empresarios de estos sectores lanzaron fuertes críticas al Gobierno al tiempo que propusieron una agenda de políticas públicas entre las que se encuentran una elevación de los reintegros por exportación, beneficios en materia energética y el acceso a una moratoria impositiva a 60 meses.
Entre las causas de la crisis que atraviesan estas ramas, los empresarios pusieron el acento en la “retracción de la demanda” derivada de la caída del poder adquisitivo así como la “persistente presión” de las importaciones y la “fuga de consumidores” hacia mercados externos.
El presidente de la Cámara Industrial de las Manufacturas del Cuero y Afines (CIMA), Ariel Aguilar, habló semanas atrás con Radio Noticias y mostró su preocupación por el presente económico del país.
“Se está primarizando nuestra cadena de valor del cuero”, sostuvo el sindicalista y explicó como es “el manejo” en relación a la explotación de los cueros: “el Estado pone un impuesto alto para que el cuero no se vaya y se manufacture en Argentina. Eso hace un Estado que aspira a una Nación desarrollada”, sostuvo el entrevistado y agregó que “si se bajan esos derechos, el dueño de los cueros, en vez de venderlos a las curtiembres para que se manufacture y se generen los miles de puestos de trabajos que generan, los vende al mundo y tenemos el problema de creación de empleo y empezamos a discutir que tipo de país queremos. Si queremos un tipo de país con industria o una nación absolutamente primarizada en su economía, por eso el título ‘El cuero como emblema de un proyecto de país'”.

Discusión que atrasa.
“Creo que estamos teniendo un discusión vieja”, dijo en referencia a la aperturas de las importaciones en los sectores donde se le da mayor importancia a los sectores financieros y no a los productivos, por lo que cruzó al Gobierno de Mauricio Macri por tomar “medidas como en los años 90”.
“Hoy te encontrás con un mundo al que le sobra producción, absolutamente vendedor, donde los países cierran sus fronteras, cuidan sus mercados internos y cuidan la industria. Hoy es viejo tener una apertura como la que estamos teniendo”, dijo el entrevistado. En este sentido expresó que “hablan de tener una inserción inteligente en el mundo, pero para mí, una inserción inteligente -ejemplificando con los cueros- no es solo terminar los cueros y generar los puestos de trabajo, sino exportar también las carteras, los zapatos y billeteras; y para eso necesitas un Estado que tenga una cabeza industrialista. Para mí no es inteligente sólo proveer materias primas o vender carne”.
Y exigió “que la inserción en el mundo se dé en procesos industriales, no podemos resignar nuestra industria para vender un poco más de carne y un poco más de trigo. Y sabemos qué pasa en el país cuando se pierden puestos de trabajo… generan conflicto social, por ejemplo”.