Inicio La Pampa Camerlinckx: "Tuvimos que planificar sobre la marcha"

Camerlinckx: «Tuvimos que planificar sobre la marcha»

LAS ESCUELAS DE DANZA, AJUSTADAS A LOS PROTOCOLOS EN LA PANDEMIA

Marianela Camerlinckx conduce una conocida escuela de danzas de la ciudad que evalúa otras alternativas para mostrar los trabajos a fin de año. La desinfección continua del lugar y la habilitación de una salida alternativa, forman parte de las nuevas medidas en la escuela.
GENERAL PICO – Desde que comenzó la pandemia de Covid-19, todas las actividades, ya sean económicas, sociales y culturales, tuvieron que ajustarse a un protocolo sanitario, y muchas de ellas tuvieron que reconvertirse. El caso de los institutos y escuelas de baile, no es ajeno a esto.
Marianela Camerlinckx, reconocida bailarina local y dueña de una escuela de danzas clásicas y de flamenco de la ciudad, contó en diálogo con LA ARENA el proceso de ajuste de las clases y de los planes que estaban proyectados para este año.
«Estamos trabajando lo más normalmente posible, respetando las cuestiones que nos fueron pedidas. Las chicas responden muy bien al protocolo, y siempre tenemos los cuidados en el ingreso y en el egreso al salón, entre un grupo y el otro», señaló.
Por cuestiones de habilitación del lugar «contamos con una salida de emergencia, las chicas ingresan por la puerta principal y al terminar salen por la salida de emergencia. También tenemos los procedimientos de desinfección entre un grupo y el otro, la toma de distancia y por suerte el lugar tiene bastante espacio», agregó.

Redes sociales.
La virtualidad también llegó a la danza y a las clases en el «Escuela Carmen», que Camerlinckx atiende en una esquina del barrio Este.
«Tuvimos que planificar sobre la marcha, como todos. Nosotros durante las clases vamos armando puestas, coreografías, y en todo lo que tiene que ver con el área de la danza y lo escénico, siempre hacemos alguna muestra a mitad de año y cerramos con una presentación», explicó.
«Este año eso está imposibilitado, y estamos buscando otras alternativas para que las chicas puedan poner en juego todo lo que trabajan. En la clase vamos compartiendo momentos distintos que antes no se generaban, porque estaba toda la energía puesta en la muestra y en las presentaciones. Ahora aparecen otro tipo de eventos que son interesantes también porque si no fueran por esto, nunca se hubieran generado», indicó.
«En lo personal a las redes sociales no soy de darle mucha importancia, pero este año, con todo esto, nos ayudaron mucho. Me vi un poco más conectada con esto y lo pude poner en juego en todo mi trabajo y me sirvió para estar más conectada con mis alumnas», añadió.
La escuela inició este año a trabajar con clases de danza contemporánea y flamenco. A ello sumó además clases de pilates combinadas, a modo de entrenamiento. Y luego de la salida de la Fase 1 de la cuarentena, «empezamos con clases de método hipopresivo».»Unicamente trabajo con adultos, y tomé esa decisión después de varias idas y vueltas, más allá de que me gusta trabajar con chicos, pero me resultaba bastante complicado seguir el protocolo y no poder tener una regularidad segura en las clases», finalizó.