Inicio La Pampa Caminar, bajo la luna, por las mujeres

Caminar, bajo la luna, por las mujeres

Numerosas expresiones de protesta se llevaron a cabo en todo el territorio pampeano, y nacional, para ponerle freno a la ola de femicidios en el país.

Hubo marchas, batucadas, expresiones artísticas, y deportivas entre otra gran cantidad de manifestaciones de mujeres y hombres que busca generar una mayor conciencia sobre los asesinatos como así también en reclamo por el aborto legal, y la violencia de género entre otras problemáticas que tiene como víctima a las mujeres y a las disidencias.

En Santa Rosa, un centenar de mujeres eligió su propio método: caminar de noche bajo la luna para hacer escuchar el reclamo, para transitar sin miedo por los senderos, y hacerle frente a una difícil situación coyuntural.

«Fue la cuarta caminata nocturna en conmemoración por el Día Internacional de la Mujer», cuenta Silvana Bertone, impulsora del grupo «Devotas del Senderismo», a LA ARENA. Amplía que fue la última nocturna por cuestiones lógicas del clima.

La actividad empezó a las 20.30 en la Estancia La Malvina con la inscripción de cada una de las participantes quienes eran recibidas con caramelos.

Las organizadoras le dieron la bienvenida a cada una de las participantes. «Transmitimos el mensaje que cada una de las mujeres conmemorara su día de la manera que las represente. Nos tomamos un rato para reflexionar sobre la situación por la que atravesamos, matan una mujer cada 23 horas y paradojicamente, en el mes de la mujer, mataron una mujer cada 14 horas», sostiene Silvana.

Y agrega que la intención con la caminata radicó en modificar el modelo patriarcal. «Por eso, desde nuestro humilde lugar, queremos aportar nuestro granito de arena para ayudar a través de la campaña de la cinta violeta: al ponerte una cinta violeta en la muñeca significa que otras chicas pueden tomar tu mano si estuvieran en peligro, queremos caminar por los senderos, como por la vida, sin miedo ni peligros por el solo hecho de ser mujeres», indica.


La caminata nocturna comenzó con una entrada en calor con un profesor de zumba y luego todas a transitar 5 kilómetros por los caminos internos, bajo la luna, de la Estancia La Malvina.

Luego, las mujeres, acompañadas también por tres hombres, llevaron a cabo una meditación con cuencos, una manera de entrar en estados meditativos, con diversos sonidos, que fue la antesala a los sorteos y una cena a la canasta.

FOTO: GENTILEZA SILVANA BERTONE.