Inicio La Pampa "Cansa el papel secundario"

«Cansa el papel secundario»

BERHONGARAY RATIFICO SU APOYO A "POLI" ALTOLAGUIRRE

«El radicalismo viene buscando redefinir un perfil nacional. Se cansó de tener un papel secundario y quiere discutir el protagonismo de la coalición opositora de igual a igual», dijo el diputado nacional Martín Berhongaray.
Sobre la cantidad de listas en Juntos por el Cambio, razonó que «a diferencia de 2017 ahora se presentan más de una no sólo en el radicalismo sino también en los otros partidos del frente» con lo que entiende que las chances de su fuerza no se verán esta vez disminuidas para conseguir ubicar a la cabeza de la fórmula para las elecciones generales de noviembre a uno o una de sus correligionarios. En diálogo con LA ARENA, el legislador sostuvo que apoyará la precandidatura de Hipólito Altolaguirre.
-¿Cómo ve el escenario electoral y el rol de la UCR?
-Es complejo porque estamos atravesando una pandemia que agravó los problemas sociales y económicos del país, y las urgencias de la gente no tienen que ver con lo electoral. Pero cabe decir que hay un proceso por delante donde el radicalismo procura redefinir un perfil nacional cansado de tener un papel secundario. Queremos discutir el protagonismo de la coalición opositora en un plano igualitario, con propuestas electorales en distintas provincias que son muy interesantes y potentes.
-¿Por qué en La Pampa se presentan cinco listas en Juntos por el Cambio?
-En una lógica horizontal todos tienen derecho a competir. Cada candidata y candidato habrá hecho su evaluación personal y grupal. Yo desde un comienzo dije que apoyaba la determinación que tome mi amigo Poli que finalmente decidió presentarse, así que buscaré aportar mi granito de arena para ayudar a esa lista.
-¿Se puede repetir el error de 2017 donde la UCR fue dividida y perdió el diputado nacional?
El contexto no es el mismo porque ahora hay más de una lista también en los otros partidos del frente. Además pienso que la elección interna de 2017 se puede considerar un error en cuanto al resultado final, y no lo fue desde el punto de vista de la legitimación que sentíamos y conseguimos en las urnas. Nos votaron cerca de 33 mil pampeanos, una cifra altísima. Y en Santa Rosa nuestra lista consiguió más de 12 mil votos cuando sufragaron cerca de 50 mil personas. Es decir, nos votó uno de cada cuatro santarroseños, y eso es algo inédito que nunca se consiguió.
-¿Qué espera de la campaña?
-Que se pueda avanzar en resolver los problemas reales que tiene la gente; que no perjudique la estrategia sanitaria y no derive en más contagios. Y que se dé en un marco de austeridad y de respeto porque las peleas entre candidatos o entre políticos no le resuelven los problemas a nadie.
-¿Cómo observa la evolución de la pandemia en La Pampa?
-Se viene amesetando la curva del contagio, aunque tenemos una tasa de positividad que sigue siendo alta del 20 %. Pero afortunadamente la campaña de vacunación está avanzada, hay muchas segundas dosis aplicadas, e incluso jóvenes que no entran en el grupo de riesgo ya tienen las dos vacunas. Creo que hay un consenso generalizado en el sistema de salud de La Pampa, que estuvo a la altura de las circunstancias; que contrasta con como se ha manejado el asunto sanitario a nivel nacional que evidentemente tuvo muchos errores.

Pide modificación de una ley.
Berhongaray se refirió a una iniciativa que se planteó en el marco de la ley de Sistema de Inversiones Públicas, cuando no exista conformidad de los organismos de cuenca que la tienen que integrar todas las provincias condóminas de un recurso hídrico. Concretamente lo que se pretende es que el Estado nacional «no pueda poner plata ni ayudar a financiar obras. Porque después aparecen utilizaciones que tienen que ver con la irrigación, con usos industriales y/o energéticos, que terminan resintiendo el escurrimiento del propio río, o de los efluentes, entonces afectan los aportes que hacen agua abajo».
Agregó que «en muchos casos como sucede en La Pampa han generado un desastre hídrico ambiental y social, tanto con el río Atuel, como con el Chadileuvú-Curacó. En el caso del Desaguadero es la mayor cuenca que hay en el territorio argentino y recorre prácticamente todo el territorio».
Sobre la idea que la gestión de los recursos sea compartida entre las provincias, sostuvo que «reviste una racionalidad plena. Lo que pretendemos es introducir una modificación a una ley que ya está, la n° 24354, que se llama Sistema de Inversiones Públicas, que es la que planifica los proyectos de inversiones, por la que tiene que haber una formulación anual».
Manifestó estar «convencido, y es lo que plantea el proyecto, que en el caso de programas y proyectos que refieren a cuencas hídricas interprovinciales, cuando está la posibilidad cierta de que se puede afectar negativamente el ambiente o alterar el equilibrio de los ecosistemas, se debe requerir la opinión vinculante del comité de cuenca correspondiente. Es decir que ninguna provincia se puede descolgar sola, para no perjudicar a las condóminas».