Inicio La Pampa Carne al sur: "Ya no es prioridad", dice Moralejo

Carne al sur: «Ya no es prioridad», dice Moralejo

LA APERTURA DE OTROS MERCADOS DESPLAZO LA PELEA POR LA BARRERA

El ministro de la Producción del gobierno de La Pampa, Ricardo Moralejo, le dijo a LA ARENA que la posibilidad de comercializar carne con hueso al sur del Río Colorado «ha dejado de ser una prioridad» para los frigoríficos pampeanos,
dado que surgieron otros mercados como China, Estados Unidos y Rusia, además del aumento de la Cuota Hilton.
Moralejo destacó que la prohibición de comercializar carne con hueso al sur del Río Colorado «fue una problemática en el momento en que se prohibió».
«En su momento trajo un perjuicio importante para los frigoríficos pampeanos, dado que solamente podían entrar al sur con carne sin hueso, pero el paso de los años hizo que los frigoríficos pampeanos elaboren nuevos planes de negocios», explicó.
«Hoy ya no sería una prioridad para nuestros frigoríficos entrar al sur del Río Colorado, con carne con hueso, dado que surgieron otros mercados como China y Estados Unidos, y se les aumentó la Cuota Hilton. Además se incorporaron mercados como Rusia, y otros países del sudeste asiático, lo que permite a los frigoríficos pampeanos, habiendo avanzado en habilitaciones internacionales, no necesariamente precisar el mercado patagónico, como pasó en el momento en que abruptamente se cortó esa posibilidad, y hoy ha dejado de ser prioritario». No obstante, señaló que «se avanzó muchísimo al permitirse ingresar con carne de cerdo fresca», al resto de la región patagónica, «que en su momento, tampoco se podía».

Exigencias internacionales.
A su vez, el ministro destacó que «existen exigencias internacionales que habilitan a las provincias que se encuentran al sur del Río Colorado, para exportar a mercados que exigen zonas libres de aftosa sin vacunación. Hoy podemos decir que ha cambiado a través del tiempo el espectro comercial de nuestros frigoríficos, y deja de ser prioritario que esté o no la barrera fitosanitaria».
En ese sentido, expresó que «sería mucho más beneficioso que hubiera un status sanitario similar en toda la Patagonia, es decir que La Pampa tenga el mismo status sanitario que las provincias al sur». De igual forma, Moralejo aclaró que «sería egoísta» apuntar a «algunos países que exigen ese estatus sanitario, teniendo en cuenta que nosotros tenemos mercados suficientes para vender nuestras carnes».
Asimismo, reiteró que «sería egoísta sacarles el status sanitario que tienen al sur del Río Colorado para competir en sus mercados, aunque creemos que La Pampa tendría que estar en un estatus sanitario común al resto de la región». En ese sentido, dijo que «lo decimos siempre y lo sostenemos, en La Pampa no hay aftosa, no hay circulación de virus aftósico, con lo cual no es un problema sanitario, sino una cuestión política y comercial».

Contrabando de granos.
Respecto del contrabando de granos hacia el sur, utilizado para el feed lot, Moralejo dijo que «se está controlando muy bien a través de las camineras interprovinciales».
«Creo que con todos los controles que se hacen por la pandemia que estamos atravesando, se intensificaron los controles de cargas de granos que van hacia el sur. Creo también que es un control que tenemos que hacer tanto en las camineras pampeanas, como en las de las provincias vecinas, para evitar este tipo de comercializaciones en negro», concluyó Moralejo.

«No tiene razón de ser»
Si bien el ministro Moralejo relativizó su importancia, algunos sectores aprovecharon la reciente visita presidencial para reactivar el debate sobre la barrera sanitaria al sur del Río Colorado. En ese contexto, el vicegobernador, Mariano Fernández se mostró partidario de «cumplir con la Constitución, que prohíbe las aduanas interiores» y la Asociación Agrícola Ganadera exigió «avanzar en su eliminación, porque está demostrado que es sólo una barrera comercial y hay evidencia científica de que no hay problema con los huesos planos» (como el asado).
El viernes, durante su visita a La Pampa, Alberto Fernández recorrió el frigorífico Carnes Pampeanas y elogió sus instalaciones. Consultado sobre la posibilidad de reabrir el paso de carne con hueso hacia el sur del Colorado respondió: «el tema me excede». Sin embargo, consideró que «no parece una buena idea porque las provincias no tienen fronteras» y se comprometió a consultarlo con la gobernadora rionegrina, Arabela Carreras, quien pasado mañana lo visitará en Buenos Aires.
Inmediatamente, el vicegobernador Mariano Fernández, agregó que la eliminación de la barrera «es una política de mediano plazo que se irá implementando, en diálogo con Río Negro y con las autoridades del Senasa, para favorecer a La Pampa, para evitar el contrabando, para que nuestros hermanos patagónicos consuman asado con sin riesgos, y para cumplir con la constitución, porque no deben existir aduanas interiores».

«Barrera comercial».
Sin embargo, la voz que sonó con mayor contundencia fue de Víctor Tapié, presidente de la Asociación Agrícola Ganadera de La Pampa. «Es una barrera comercial, que no tiene razón de ser» y su vigencia sólo sirve para que «productores y empresas asentadas en Río Negro y Neuquén incrementen su stock ganadero y sostengan ese crecimiento con el margen de ganancia que deja el elevado precio de la carne», denunció.
Algo es seguro: exceptuando a los trabajadores petroleros, para la gran mayoría de la población patagónica, el elevado precio transforma al asado en algo inaccesible. «Siempre perseguimos el objetivo de eliminar la barrera: está demostrado que es una barrera comercial, y está siendo utilizada por algunos empresarios para beneficio propio, en regiones del Alto Valle y Neuquén donde se paga un alto precio por un asado», dijo el ruralista.
Tapié advirtió que existe «evidencia científica de que los huesos planos no muestran problemas con el virus (de la aftosa)» y reiteró: «tenemos que avanzar hacia la eliminación de la barrera». Aunque Moralejo prefirió enfocarse en otros mercados, el titular de la Agrícola afirmó que la eliminación de la barrera «nos permitiría acceder a un mercado de un millón de personas, sólo en el Allto Valle» y recordó que las dificultades del frigorífico de General Acha comenzaron con las restricciones para trasladar carne al sur del Colorado.
Levantar la barrera favorecería una reactivación de la zona ganadera del centro y sur provincial, permitiría fortalecerse al frigorífico de Bernasconi y beneficiaría también a un feedlot que funciona en 25 de Mayo. «Volver a vender al sur del Colorado representaría un aumento importante en la producción ganadera pampeana», sentenció Tapié.