Inicio La Pampa Casa de Piedra sigue bajando su nivel

Casa de Piedra sigue bajando su nivel

EL 15 DE ABRIL VUELVEN A BAJAR LA EROGACION DE 20 A 15 METROS CUBICOS POR SEGUNDO

La cota del lago Casa de Piedra, en la villa turística del mismo nombre, descendió el 3 de abril a 268,44 metros sobre el nivel del mar, su mínima histórica, en la cual se mantenía hasta la víspera. El embalse se sigue secando a pesar que el 15 de marzo comenzó la veda de riego en el Corfo, en el sur de la provincia de Buenos Aires, donde está la mayor producción bajo riego que se realiza con aguas del río Colorado.
Hasta entonces, desde el embalse se liberaban 75 metros cúbicos por segundo. Desde el 16 de marzo, la suelta fue bajando progresivamente hasta que el 20 de marzo descendió a 22 m3/s y al día siguiente quedó en 20, cifra en la que se mantiene hasta hoy. La abrupta caída en la cantidad erogada no impidió que la cota del lago cayera en ese lapso unos 9 centímetros, pasando de los 268,53 msnm que tenía el 20 de marzo a los 268,44 de ayer.
Consultado ayer por LA ARENA, el titular de la Secretaría de Recursos Hídricos de La Pampa, Néstor Lastiri, aseguró que a partir del 15 de abril se volverá a disminuir la erogación, para llevarla a 15 m3/s, pero aclaró que el factor más importante ahora es que el caudal en Buta Ranquil (la estación de medición ubicada en el inicio del Río Colorado) sigue bajando, situación que aleja cualquier posibilidad de recuperación de la cota.

-¿Es decir, que ni erogando 15 m3/s tienen perspectivas de que deje de descender?
-Se va a estabilizar porque el 15 de abril se deja de regar aguas arriba de Casa de Piedra. Pero mientras baje Buta Ranquil la recuperación va a ser mínima.

Para peor, la zona no tiene una media de lluvias que haga prever un aporte pluvial al espejo de agua y, si algo faltaba, los pronósticos del Servicio Meteorológico Nacional que tiene Coirco predicen peores condiciones para abril, mayo y junio del 2020.

Portezuelo.
El grave panorama en la cuenca, constituye un argumento contundente para oponerse a la construcción de la represa Portezuelo del Viento, sobre el río Grande, el principal afluente del Colorado. La obra es impulsada por el gobierno de la provincia de Mendoza, pero resistida cada vez más por el resto de las provincias que, como La Pampa, integran el Coirco: Neuquén, Río Negro y Buenos Aires.
Mínima histórica.
Sobre finales de febrero, este diario visitó el lugar. Desde el murallón de once kilómetros de extensión de casi veinte metros de altura, ya no se veía la enorme extensión del lago de Casa de Piedra sino una planicie seca y arenosa surcada por un río serpenteante que desemboca en la toma de la central hidroeléctrica, hoy sin funcionar.
La pérdida en los niveles históricos no es nueva, pues lleva diez años, pero ahora tiene características dramáticas. Para graficar, la bajada de lanchas de la Villa Turística Casa de Piedra estaba por aquellos días a más de seis kilómetros del embalse.