Casi $47 mil para vivir en julio

SEGUN UN ESTUDIO SEMESTRAL DE ATE LA PAMPA

Cada seis meses la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE) realiza un estudio minucioso donde advierte los ingresos que debería tener una familia tipo pampeana con calidad de vida media, compuesta por cuatro personas: un matrimonio y dos menores en edad escolar. Se toman los precios de oferta que hay en los distintos comercios y supermercados de la ciudad, y no se incluye alquiler ni vehículo personal.
En este primer semestre del 2018, el relevamiento estimó que una familia de clase media en La Pampa, necesita en total 46.900 pesos, de los cuales poco más de 20 mil se destina a la alimentación, 6.500 a indumentaria y calzado, 5.700 a salud, 3 mil para bienes y servicios varios, 3.800 para el equipamiento del hogar, 3.700 para la vivienda, mil pesos en educación, 1.600 en esparcimiento, y casi mil pesos más en transporte público.
El mecanismo para realizar el estudio es el mismo que se utilizaba en el Indec, antes de la intervención del exsecretario de Comercio, Guillermo Moreno, en el 2007, según contó a LA ARENA el secretario general de ATE, Ricardo Araujo. “Esto es lo que debe consumir una familia de clase media, con dos hijos de edad escolar, en la provincia”, explicó.

“Sueldos no llegan a la mitad”.
“Los que no llegan a esta cantidad de dinero por mes, estarían dentro del índice de pobreza, que se saca de otro modo, pero es la realidad”, dijo, y advirtió “lo nuevo es que hay un salto muy grande con respecto a diciembre, es decir al semestre pasado, y ya no sabemos cómo manejarlo”. La canasta básica familiar de julio del 2017 era de $30.500, por tanto en un año el aumento fue del 56%.
Asimismo, el gremialista reveló que “en general no se llega a cubrir esto. Lo que sucede siempre es que nuestros salarios (el de los estatales) están por la mitad de lo que nos da el informe, y ahora ni siquiera llega a eso. Usamos esto como referencia, pero se ha disparado y la realidad está muy dura”, lamentó.
En promedio, Araujo calculó que el salario de un trabajador estatal ronda los 18 mil pesos, lejos de lo que se precisa para una calidad de vida media. “A nivel estatal ni siquiera la categoría 1 llega, tenés que hablar de sueldos de funcionarios para arriba, o algunos docentes”, detalló el gremialista a este diario.
“Es cada vez más difícil llegar a fin de mes, y se va a poner más duro. Hemos arreglado hasta agosto el 6% más o menos, pero la inflación lo ha superado ampliamente”, dijo.
“Si analizás la inflación de junio y se mantiene a este ritmo, a fin de año puede llegar al 54%”, concluyó el sindicalista sobre el difícil panorama.

Alimentación.
El rubro de la alimentación representa el 42% del total de la canasta. Se divide en carnes rojas, aves y pescado, con 6 kilos como cantidad por mes. También están verduras y legumbres, frutas, lácteos (50 litros de leche), productos de panadería (pan y galletas), arroz y pastas, infusiones (dos kilos de yerba a 130$), aceites, azúcar y dulces, y bebidas alcohólicas (8 litros de vino a 800$).

Indumentaria, calzado y salud.
Con respecto a la indumentaria y el calzado, el informe calcula ropa interior, exterior y calzado por año, en un total de 6.500 pesos.
En cuanto a la salud ATE se centró en la afiliación al Sempre ($2.700), y en las órdenes de consultas, prácticas y remedios ($3.000).

Bienes y servicios varios.
En este rubro, una familia tipo media debería destinar, según el informe, por lo menos $3.000. Se hace una separación entre artículos de tocador: 2 jabones, 2 pastas, 2 desodorantes, un talco, 6 rollos de papel higiénico ($480), higiene personal femenina, entre otros; y servicio para el cuidado personal: peluquería para niños y mayores, crema de enjuague y champú.

Educación y vivienda.
En educación, entre libros, guardapolvos, mochila, lápices, cuadernos, entre otras cosas, se destinan casi $1,100 al mes.
Para los gastos en el hogar, solo se tiene en cuenta la vivienda social, con una cuota de $1.000, los servicios, y los impuestos. En total son $3.700.

Equipamiento, esparcimiento y transporte.
Sobre el funcionamiento y equipamiento del hogar, se tuvieron en cuenta por año cortinas, sábanas, mantel, vasos, platos, cubiertos, balde, lámparas, entre otros. Para al limpieza, por mes se estimó tres jabones líquidos ($585), tres jabones blancos y un tarro de Cif, detergente, lavandina e insecticida. En total, se calculan $3.800.
Para el ocio, entre libros, revistas, salida familiar al cine una vez al mes, una entrada para el partido de fútbol, y la cuota del club, contabilizaron $1.600.
Y por último, en cuanto al transporte urbano se estimaron 70 viajes, a $13,80 el pasaje, es decir, casi $1.000 al mes.

Un 30% más caro
El mismo informe realizado por ATE durante este mes, se hizo en diciembre del año pasado. En aquel entonces, una familia compuesta por cuatro personas de clase media, debía tener ingresos de 36 mil pesos, con lo cual en seis meses el incremento de la canasta familiar fue del 30 por ciento.
El rubro que más aumentó fue la vivienda, con un 76%; y le sigue la salud que trepó a un 58 por ciento. Luego está la alimentación, que pasó de 15 mil a 20 mil pesos, un 33% más. Después viene la educación: 25% más cara, y el esparcimiento 23%. La ropa y el calzado, subió 20%, el equipamiento para el hogar 18%, y el transporte un 11%.
Por último, aparece como una anomalía un solo rubro que llamativamente está más barato que hace un semestre: el denominado “bienes y servicios varios”, es decir, artículos para la higiene y el cuidado personal. Pasó de $3.300 a $3.000, un 10% menos.