Inicio La Pampa "Casos reales duplican cifra oficial"

«Casos reales duplican cifra oficial»

OSCAR ATIENZA, ESPECIALISTA EN PANDEMIAS: "CON NUEVE DIAS NO ALCANZA"

Se hizo conocido en Córdoba cuando sus predicciones comenzaron a cumplirse con puntualidad. «Al principio creían que exageraba. Ahora me respetan, llaman para consultar y entienden lo que digo». El viernes 14 de mayo anunció que el sistema de salud provincial se encontraba colapsado, pero el gobierno sostenía que todo marchaba bien. Dos días después, el Ministerio de Salud cordobés reconoció que no quedaban camas disponibles de terapia intensiva.
Su fama se extendió al país cuando Alberto Fernández resolvió cerrar escuelas luego de ver un video suyo. Oscar Atienza es médico cirujano, especializado en Informática Médica, con sendas maestrías en Salud Pública y Administración de Servicios de Salud. Desde el inicio de la pandemia diseña «modelos de predicción» sobre el comportamiento del virus, asegura que «los casos reales duplican la cifra que se informa todos los días» y que «con nueve días de restricciones no alcanza».
Entrevistado por Radio Noticias afirmó que «estas medidas llegan 60 días tarde. Había que tomarlas antes y finalmente se tomaron solas. Esta vez el botón rojo se apretó solo. Dejaron que la situación fuera tan impresionante, que cuando se juntaron los gobernadores hasta los más reactivos, como el de Córdoba (Juan Schiaretti), aceptaron restricciones sin chistar». Atienza lo había vaticinado «hace 45 días. Y fue tan tremenda la realidad, que no opusieron resistencia, ni Schiaretti ni Rodríguez Larreta. Aceptaron calladitos: se quedaron sin camas de terapia y se acabaron los valientes».

Insuficientes.
Ahora las restricciones «no alcanzan. El lapso mínimo debe ser 14 días, período de incubación del virus. Y lo recomendable es adoptarlas por dos períodos: 28 días». Sin embargo, las autoridades «temen pagar costo político y antes de decidir miran las encuestas». Finalmente «terminan aplicando decisiones más duras. Hace 60 días no hacían falta estas medidas: solo necesitábamos cerrar escuelas y que la administración pública nacional, provincial y municipal trabajara en forma virtual. Lo dije hasta el cansancio, y hace 45 días anticipé que si no cerraban las escuelas, volveríamos a la Fase 1».
Esta controversia sobre la presencialidad motivó una causa judicial (por la suspensión de clases en la CABA) que llegó hasta la Corte Suprema. «Fui el único particular del país que presentó un amicus curiae en esa causa. La Corte dijo que no había evidencia científica, pero presenté 20 carillas, el máximo autorizado. Si lo permitieran, hubiera presentado 200 carillas de evidencia científica. Pero no las leyeron y eso muestra que fue un fallo político. Lamentablemente, este tema se politizó tanto que siguen tomando medidas con las encuestadoras», reiteró.
Atienza vaticina que esta semana «los contagios superarán los 45.000 y también habrá más de mil fallecimientos diarios» y asegura que «existe el doble de casos de lo que están informando y un 30% más de muertes». Y lo explicó de esta manera: «se realizan unos 120 mil testeos diarios, con un 30% de positividad. Pero de ese 70% restante, que vuelve feliz a casa porque dio negativo, hay un 30% que hace síntomas posteriores, porque eran contacto estrecho, se hisoparon antes del octavo día y dieron negativo. En Argentina cada día hay entre 50 y 70 mil personas que siguen haciendo vida normal pero están infectados. No pueden faltar al trabajo y cuando finalmente presentan síntomas, son aislados directamente porque eran contacto estrecho. Ni entran a la estadística».

Desterrar el virus.
Consultado sobre la «inmunidad de rebaño», el médico explicó que «se requiere un 82 por ciento de la población vacunada, pero el efecto empieza a observarse al alcanzar el 60%». Para eso faltarían «unos 60 días, si no mienten los laboratorios. Esta semana llegarían 4 millones de dosis Astra Zeneca, otro millón por Covax, y dos millones de Sputnik. Además, ya podrían empezar a fabricarse Sputnik en Argentina y Astra Zeneca resolvió su problema con las 22 millones de dosis acordadas. Como mucho, para septiembre deberíamos alcanzar inmunidad. Por eso los argentinos no debemos estropear ahora todos los esfuerzos que hicimos: sería como correr un maratón y un par de kilómetros antes de llegar sufrir una caída», comparó.
¿Y cuándo termina la pandemia? «Serán dos etapas. Una terminará pronto, cuando alcancemos inmunidad de rebaño. La segunda será una etapa coordinada a nivel mundial, porque a este virus hay que eliminarlo, y eso llevará unos cinco años. ¿Y cómo vamos a hacer? Hay que liberar patentes y transferir tecnología para que todos los países puedan fabricar dosis y acelerar sus campañas. Hay que actualizar vacunas incorporando variantes nuevas, vacunar todos los años y en un proceso de tres a cinco años podríamos erradicar este virus. No podemos darle margen porque está mutando y cada quince días produce variantes nuevas. Joe Biden lo entendió, o al menos mostró sensatez. Si Estados Unidos promueve la liberación de patentes y transferencia de tecnología, estaríamos más cerca de lograrlo», vaticinó.

«Peor que Brasil».
«Nuestra cifra real está entre 80 y 100 mil casos diarios» dice Atienza. Y advierte: «en los centros de testeo hay colas cada vez más largas, ése es un buen termómetro para anticipar lo que pasará en los próximos días». Estas cifras colocan a Argentina «por encima de Brasil en cantidad de casos cada 100 mil habitantes», advirtió.
Al momento de ser entrevistado, el médico se encontraba en San Juan: «vine a cuidar a mi familia, porque todos contrajeron Covid. Mi padre murió el martes pasado: durante tres días acudió a guardias médicas diferentes, pero no había dónde trasladarlo. Se enfermaron papá, mi mamá, mis hermanos y mis cuñados», relató. Y describió una dramática situación: «no hay más camas disponibles. Y acaban de llegar seis médicos terapistas de Buenos Aires y Córdoba para reforzar; muchas provincias no tienen suficiente personal especializado».
Según Atienza, «hemos logrado colapsar el sistema de salud público argentino, que está entre los diez del mundo con más camas y médicos por número de habitantes. Brasil tiene tres veces menos y Chile colapsó dos meses atrás. Los argentinos tardamos un poco más pero colapsamos. ¿Y por qué no iba a ser así, si hacemos una vida normal igual que los brasileños?». El médico rechazó «ese verso de la cuarentena eterna. Desde junio del año pasado Argentina hace vida normal. Flota una idea de que estamos en cuarentena eterna, pero hacemos vida normal. Y entonces no podemos esperar que nos vaya distinto que a los países que siguieron haciendo vida normal».