Inicio La Pampa Cayó la utilización de plasma

Cayó la utilización de plasma

LA VACUNACION Y EL SUERO EQUINO HICIERON EFECTO

Hace más de un año que comenzó la pandemia de coronavirus en el mundo y en nuestro país los avances médicos descubrieron que se podía utilizar como paliativo para las personas internadas, el Plasma Covid Convaleciente 19. Pero hoy la transfusión ha disminuido gracias a la utilización del suero equino en los pacientes internados por coronavirus.
En ese sentido, la jefa del sector del hospital Molas, la médica hematóloga Ana Paula Portalez, contó que tuvieron una fuerte demanda del plasma desde agosto a febrero. Y agregó que disminuyó cuando empezaron a «usar el suero equino y la población se comenzó a vacunar». A su vez, indicó que desde su implementación, en Santa Rosa y General Pico se realizaron más de 300 transfusiones.
En un principio, los protocolos indicaban que la implementación de este suministro era para todos los pacientes, mientras que en la actualidad, se implementa en «mayores de 60 años con comorbilidades, o mayores de 75 por más que no tengan comorbilidades», detalló Portalez.
«Lo ideal del plasma es que los pacientes no estén graves, es un paciente que tiene factores de riesgo o que tenga una edad que haga que pueda potencialmente evolucionar y que no hayan pasado los tres días después de haber iniciado los síntomas», explicó Portalez.
Asimismo, señaló que todas las otras personas que no están en este grupo de riesgo «se beneficiarían del uso del suero equino. Que son la mayoría de gente que se interna hoy en el hospital, por eso es que el suero equino se trasfunde más que el plasma en este momento, antes no estaba y lo trasfundíamos a todos el plasma».

Donación.
Por otra parte, miembros del equipo del banco de sangre del Hospital Lucio Molas, detallaron como se han adaptado para obtener donantes de sangre y así poder extraer de las muestras el plasma necesario. La técnica en laboratorio Anastasia Goñi explicó que la obtención de este suministro médico comienza cuando los posibles donantes que atravesaron la enfermedad consultan los requisitos para acercarse.
En esa etapa, el personal administrativo, por medio de un cuestionario, preguntan los principales datos para quedar seleccionados. En ese sentido, Goñi detalló: «cuando el donante asiste al laboratorio, nosotros nos encargamos de cerciorarnos si puede donar plasma y según por cuál método, por aféresis o como donante convencional. Nosotros les tomamos la muestra, y si tiene buen nivel de anticuerpo, si la serología está apta, se le hace la inmunohematología para saber si tiene otro tipo de anticuerpo, grupo y factor, si todo eso está en condiciones, ya está apto para donar».
A su vez, Portalez indicó que «el potencial donante de plasma tiene que estar apto según las leyes nacionales de sangre de donantes, y si lo es, le tomamos una muestra y vemos qué nivel de anticuerpos tiene, si tiene puede donar».
Además, recordó que en un momento de la pandemia, a partir del aumento de recuperados, la gente que se acercaba a donar sangre y podían «utilizar el plasma a partir de la donación convencional», y remarcó: «la gente comenzó a tener más conocimiento y no tuvimos que salir a hacer campaña, entonces se acercaba y podía donar».
En esa línea, otro de los miembros del sector, el enfermero Ramón Luna, responsable de realizar la transfusión del plasma, reconoció que en la actualidad «ya no es como al principio que todos venían a donar plasma, hoy está más relajado».

Stock.
Con respecto al stock de plasma del banco, la jefa del sector remarcó: «Contamos con stock de plasma, como siempre está la duda de hasta cuándo vamos a continuar transfundiendo, tenemos nuestro stock. Cuando se acercan los donantes seguimos consultando si quieren donar plasma». «Lo que sí vemos afectado con esta nueva ola de contagios, es que la gente no está donando sangre, porque lamentablemente seguimos con los requerimientos de sangre del banco, no se detiene en la transfusión de plasma», explicó Portalez.
Por último, Luna recordó que antes de que el Banco local comenzara a producir el propio plasma, empezaron con una muestra que fue enviada desde Bahía Blanca.

Hay que donar
En estos tiempos de pandemia y de aislamiento se dificulta la donación de sangre por la imposibilidad que tienen las personas para acercarse. Goñi señaló que «siempre costó» conseguir donantes porque «la gente no está acostumbrada a donar voluntariamente, si a eso le sumas todo este aislamiento y cuarentena que la gente no se puede movilizar». Cuando un paciente requiere donaciones, se contactan con conocidos para que puedan acercarse.
«Otra manera que encontramos para reposición de sangre son las colectas. Hay ciertos organismos que nos ayudan a nosotros a conseguir donantes, como son Dafas o la Peña de Boca. Entonces coordinamos turnos para no tener acumulación de gente en el banco, y así tenemos un buen stock de sangre, plaquetas y de plasma para las necesidades del hospital. Porque no solamente es Covid, el hospital sigue funcionando y necesitamos sangre para el resto de los pacientes, porque siguen los accidentes, cesáreas, pacientes pediátricos u oncológicos», remarcó.