miércoles, 30 septiembre 2020
Inicio La Pampa Cazadores piden que se habilite la actividad

Cazadores piden que se habilite la actividad

Un grupo de cazadores marchó en la tarde de ayer pidiendo que se habilite la actividad, una de las primeras prohibidas al desatarse la crisis por la pandemia de Covid-19.
Uno de los voceros de la movilización, Rubén Capeletti, le dijo a LA ARENA, que «estamos representando a la Asociación a Puro Dogo y Cuchillo, pidiendo que nos puedan habilitar el tiempo que nos queda de cacería. Nos sentimos discriminados ante la sociedad porque fuimos los primeros que nos cortaron todo por el Covid y vamos a ser los últimos en abrir».
En ese sentido, Capeletti señaló que «no hubo un solo caso concreto de Covid que se haya contagiado por la cacería, nosotros somos entre dos y cuatro personas las que vamos en la camioneta, y no molestamos a nadie, aparte la enfermedad en el campo no está», señaló previo a realizar una movilización desde la plaza San Martín hasta la rotonda del Centro Cívico.
Néstor Escudero, otro de los manifestantes, dijo que «hemos entregado un petitorio, del que no hemos tenido ninguna respuesta, por eso hemos decidido hacer esta convocatoria. Nuestra actividad es sin fines de lucro, por eso nos autoconvocamos para marchar y que se visibilice nuestro pedido». Agregó que «nos merecemos una respuesta del gobierno, mínimamente, porque nunca nos llamaron a una reunión, ni nos han atendido. Dejamos el petitorio en Recursos Naturales, y no nos respondieron nada».

«Marginados».
«Somos marginados por este gobierno, estuvimos siempre abiertos al diálogo, y ellos no nos han respondido nada», señaló Escudero.
Finalmente, Capeletti dijo que «nosotros invertimos plata en permisos de caza y tarjetas de acompañantes, en el chipeado de los perros. Invertimos, le dejamos plata al gobierno para estar habilitados legalmente, y no tenemos respuesta», para explicar seguidamente que «el permiso de caza sale 3.500 pesos por cada cazador, y la tarjeta de acompañante 500 pesos cada una, con lo cual es mucha la plata que se invirtió».