Inicio La Pampa Cepreb advirtió que pueden desaparecer más de 30 pymes

Cepreb advirtió que pueden desaparecer más de 30 pymes

Las firmas nucleadas en la Cámara Argentina de Empresas Regionales Elaboradoras de Biocombustible (Cepreb) reclamaron la «inmediata intervención» del Poder Ejecutivo Nacional y advirtieron que podrían desaparecer más de 30 empresas, entre ellas las ubicadas en La Pampa.
Según precisaron en un comunicado de prensa, las firmas del interior, ubicadas en Santiago del Estero, San Luis, La Pampa, Entre Ríos, entre otras localidades, «se encuentran hoy paralizadas y al borde de la desaparición junto con las más de diez mil fuentes de trabajo que generan como consecuencia del incumplimiento, desde el mes de diciembre de 2019 de la publicación del precio actualizado por parte de la Secretaría de Energía».
En ese sentido, explicaron que «más del 80 % del costo de la producción del biodiesel es el aceite de soja, que desde el pasado mes de diciembre, lleva acumulado más del 25 % de aumento, haciendo imposible cubrir los costos de producción y mantener nuestras plantas operativas».
Desde la entidad destacaron que «estas empresas, hoy en riesgo de desaparición, somos el resultado positivo de la aplicación de la ley 26.093 promulgada en el año 2006 durante el mandato del ex presidente Néstor Kirchner, que fomentó el desarrollo de los biocombustibles como política de estado, dictando el corte obligatorio de los combustibles y promoviendo la diversificación de la matriz energética, el desarrollo de economías regionales, la sustitución de importaciones, la sustentabilidad medioambiental, el federalismo y el trabajo argentino».
Pese al reclamo, se mostraron confiados de que «las máximas autoridades del país tomarán nota de esta delicada situación e intervendrán haciendo cumplir la ley y de esta forma proteger las fuentes de trabajo, la industria nacional y el desarrollo de muchas localidades del interior del país que son el resultado del desarrollo productivo, de inversiones privadas y de una mirada federal de un país, que debe imperiosamente recuperar la senda del crecimiento y el bienestar de su gente».

El reclamo pampeano.
Tal como había informado LA ARENA, en La Pampa el reclamo lo dio a conocer el vicepresidente de Energía Renovable SA (Enresa), Tomás Lorda, quien había advertido que no se estaba cumpliendo el 10 % de biocombustibles establecido por ley y pidió que se vuelva a la fórmula de fijación de precios que regía en el último gobierno de Cristina Fernández.
Esto se debe a que los empresarios mantuvieron grandes conflictos con el gobierno de Macri por la alteración en la fórmula. Un rastreo por los reclamos de aquellos años permite dar cuenta que ya en el año 2018, la Cámara de Empresas Pymes Regionales Elaboradoras de Biocombustibles sostuvo, ante la publicación de la fórmula por parte del Ministerio de Energía de la Nación, que desde octubre de 2017 el precio del gasoil acumulaba un incremento mayor al 20 %, mientras que el biodiesel, que se corta al 10 % en dicho combustible, tuvo una variación del 12%. Es decir, el biodiesel generó un ahorro para el consumidor de gasoil mayor al 8%.

Pérdida millonaria.
En el mercado cayeron mal las modificaciones que produjo sobre la fórmula para fijar los precios el ex secretario de Energía Gustavo Lopetegui. Tras la publicación en abril de 2019 de la nueva fórmula los productores salieron al cruce y manifestaron su descontento por verse obligados a vender «por debajo de los costos de producción».
Según publicó Agrofy News en aquel entonces, de haberse mantenido la fórmula anterior, el precio hubiese sido de $ 30.050 por tonelada aproximadamente, generando un diferencial de $ 1.416 por tonelada. Una empresa promedio entrega 4.100 toneladas por mes, por lo que la pérdida mensual se estimó en $ 5.805.600.