Inicio La Pampa Cerraron locales gastronómicos

Cerraron locales gastronómicos

GENERAL PICO: EMPRESARIOS RECLAMAN AYUDA PROVINCIAL

Acuciados por un largo proceso de crisis derivado de las medidas y restricciones ante la pandemia, los empresarios gastronómicos de General Pico desarrollaron ayer una singular medida de protesta, que consistió en mantener cerrados sus locales, de modo que la noche sabatina exhibió un carácter fantasmal en el centro piquense. Luego de atravesar varios meses sin actividad y reabrir con protocolos, asistencia reducida y horarios restringidos, aseguran que la situación es sumamente crítica y que el gobierno provincial no escucha sus reclamos. «Estamos reclamando que nos permitan mantener locales abiertos hasta las 3 de la mañana, que implementen algún dispositivo para aliviar las deudas acumuladas por servicios y costos fijos y una ayuda para poder pagar los sueldos del personal», advirtieron. El titular de un conocido café anunció que «también estamos programando una movilización para el miércoles y si no obtenemos ninguna respuesta, en vez de cerrar el fin de semana que viene vamos a trabajar hasta las 3 de la mañana», lo que podría derivar en una polémica situación y el riesgo de una clausura masiva de sus comercios.

Desesperación.
Durante 2020 la actividad gastronómica resultó una de las más castigadas por las restricciones. «Tuvimos que cerrar durante medio año. Cuando reabrimos fue con capacidad reducida al 50 por ciento y en pleno verano estamos trabajando solo hasta la medianoche. Ninguna actividad puede resistir semejante caída, estamos todos quebrados», agregaron. El viernes, antes de confirmar su protesta, los empresarios se reunieron con autoridades municipales: «no hubo ninguna respuesta, es muy desalentador» advirtieron. «En el municipio nos reciben, pero argumentan que no pueden hacer nada, porque la normativa depende de la provincia»
Varios empresarios consultados coincidieron en que «la extensión horaria sería una buena solución y contribuiría además a evitar las fiestas clandestinas. Es mejor convocar a la gente a lugares más seguros y donde se cumplen los protocolos», dicen
La decisión de cerrar bares y restaurantes constituye una medida de protesta singular e inédita en nuestra provincia. «Nos juntamos y decidimos mantener cerrados todos los locales desde la tarde. Es una protesta pacífica, porque no queremos conflictos ni transgredir la ley. Pero algo tenemos que hacer, porque esto no da para más», concluyeron.