Cesanteados buscan reinserción laboral

FORMARON LA AGRUPACION DE DESPEDIDOS TEXTILES DE ALPARGATAS

Agrupación Despedidos Textiles de Alpargatas.

La planta cerró sus puertas el año dejando en la calle a más de 130 trabajadores. Cansados de las promesas, ex empleados crearon una agrupación para que las autoridades provinciales y nacionales los escuchen. Piden ser reinsertados en el ámbito laboral. 

Pasaron siete meses desde aquel lunes 24 de septiembre cuando los trabajadores de la fábrica Alpargatas (ex Calzar) recibieron la desagradable noticia de que se quedaban sin su empleo. Esa mañana, a las 9.30 horas, la empresa anunció “situación de crisis” y dejó en la calle a 132 personas que desarrollaban todo tipo de tareas y que se sumaron a los despidos anteriores, sumando así 250 personas sin empleo. Sólo algunos continuarían durante algunos días -dos o tres, en la parte administrativa- pero luego correrían la suerte de sus compañeros, dejando atrás años de gloria de Calzar, cuando en 1991 llegó a tener a más de mil personas en constante producción. A raíz de la decisión -lo mismo ocurrió en la planta de Catamarca- los despedidos recibieron todo tipo de promesas; qué serían reinsertados en el mercado laboral a través de capacitaciones; que podrían iniciar microemprendimientos individuales o colectivos, pero al final no ocurrió nada de eso. En ese contexto, complicado aún más por la situación económica que atraviesa el país, un grupo de ex empleados de la fábrica decidieron unirse y crear la Agrupación de Despedidos Textiles de Alpargatas, con el objetivo de hacer visible la problemática.

“Queremos trabajo”.
Este jueves por la tarde un grupo de 16 ex empleados de Alpargatas hicieron pública la conformación de la agrupación. La novedad fue dada a conocer a través de una conferencia de prensa en la Asociación Obrera Textil, en donde los voceros, encabezados por la presidenta Elsa González, expresaron su necesidad de trabajar. La agrupación se presentó como “la cara visible” de más de 250 trabajadores que quedaron desvinculados de sus trabajaos a raíz de la “crisis interminable” que atraviesa el país, “y las pésimas políticas, que nos afectaron directamente”. “Somos personas jóvenes que estuvimos trabajando en Alpargatas durante casi tres décadas y que hoy, a una edad de 44 a 54 años, hemos quedado muy lejos de la jubilación y excluidos del sistema laboral. No es nuestra intención acceder a subsidios o planes sociales, queremos trabajar, es lo que sabemos hacer”, manifestaron.

En su reclamo dejaron claro también que “todos tenemos una familia a la que debemos sustentar todos los días, y si bien fuimos indemnizados legalmente, es una indemnización totalmente devaluada que sólo nos sirve para vivir unos meses” y agregaron que, a partir del cierre de Alpargatas, “se dijo a través de los Ministerios (de Trabajo) que se iba a tratar de reinsertar a los trabajadores en el mercado laboral, esto sería a través de capacitaciones, microemprendimientos que podían ser individuales o colectivos… pero a más de cinco meses del cierre seguimos esperando el cumplimiento de dichas promesas”.

Abandonados.
Como si eso fuese poco, desde la Agrupación manifestaron el malestar de que nadie se acerque a ver cómo es su situación: “nos sentimos abandonados, hasta el día de la fecha nadie se ha acercado a ver cuál es la situación de cada uno de nosotros”. También se quejaron porque “no nos hemos quedado quietos, hemos entregado currículum, llenado planillas en el Ministerio y en donde se nos haya pedido, las cuales seguramente van a cajones que nadie abre” dijeron y agregaron que pese a todo el esfuerzo “a nadie les interesa por nuestra edad”.

Al mismo tiempo recordaron que, como fueron despedidos, ya no cuentan con representación gremial. Sin embargo quienes integran la agrupación reconocieron el apoyo del secretario general del gremio, Nerio Medina, quien estuvo presente ayer con ellos.