Cheques: el peor año desde 2001

EN 2018, CAMARA COMPENSADORA REBOTO $155 MILLONES EN CHEQUES

Después del año 2001, en que hubo 5,53 por ciento de cheques rechazados sobre el total emitido, se ubica el año pasado, con un 5,23 por ciento. La cadena de pagos no se recuperará en 2019.
JUAN JOSE REYES – Durante el año 2018 La Pampa llegó al pináculo de cheques rechazados con una cifra similar a 2001, es decir, 53 mil cheques librados y rebotados en el clearing del sistema financiero pampeano en su cámara compensadora electrónica. En su reporte estadístico sobre el Sistema Nacional de Pagos (SNP), el Banco Central de la República Argentina dio cuenta de que hubo un crecimiento del 72% afectado por un cóctel nocivo de inflación y tasas elevadísimas, deterioro salarial, baja de ventas, iliquidez y falta de crédito. Además con adelantos transitorios en cuenta corriente (descubiertos) y descuentos de cheques a comerciantes y productores por las nubes, las políticas de contracción monetaria dejaron una cadena de pagos que no se recuperará en 2019.
Para el BCRA el promedio en dinero de cada documento impago fue de $4.023 y sólo fueron cubiertos dentro de los 30 días el 47% de ellos, es decir 24.910 documentos, por menos de $68 millones El otro 53% deberá pagar fuertes multas o será inhabilitado. De todos modos, en el total del año, el 2001 sigue primero en el ranking con 5,53% de rechazos sobre el total de los emitidos, lo sigue el 2018 con 5,23%, y tercero quedó el 2002 con el 4,35%.
Sucede que tan pronto como se comienza a tener rechazos, el Central hace llegar al emisor y al banco una carta certificada notificando que la cuenta será cerrada de inmediato en caso del no pago de multas. Inclusive aun pagándolas, si no lleva buen comportamiento financiero, las cuentas pueden ser clausuradas si no se recupera.
Según la Comunicación “A” del BCRA del 29 de enero pasado “el rechazo por defectos formales y por insuficiencia de fondos, ambos de cheques comunes o de pago diferido no registrados y el rechazo a la registración de cheques de pago diferido, dará lugar a una multa equivalente al 4% del valor rechazado con un mínimo de $ 100 y un máximo de $ 50.000. El importe se reducirá al 2% cuando se cancele el cheque motivo de la sanción dentro de los 30 días corridos desde el rechazo, circunstancia que deberá ser acreditada ante el girado”.

Cadena de pagos al límite.
Los problemas en la cadena de pagos, de los que ya se quejan los comercios pampeanos y las propias cámaras mercantiles, empiezan a verse en cifras oficiales preocupantes. El volumen de cheques rechazados se disparó muy fuerte en comparación con 2017. Tales estadísticas presuponen la peor proporción de morosidad desde noviembre de 2002 y cercano a 2001 cuando el país y la provincia se encontraban en plena crisis económica.
A un promedio de 145 cheques de pago diferido que no pasan las cámaras compensadoras electrónicas por día por falta de fondos muestran un escenario que afecta no solo al comercio y los servicios sino también a la industria, el campo y personas físicas que utilizan ese sistema.
Según la consultora financiera Fidelitas el crecimiento en la cantidad de juicios ejecutivos crece al igual que los concursos de acreedores, procedimientos preventivos de crisis y pedidos de quiebra. Aquí el 0,5% de los rebotes en el clearing local (compensación electrónica de cheques), presentaron algún grado de imperfección, sea ésta de confección o la no contención de fondos en la cuenta respectiva (falta de provisión, de autorización para girar en descubierto o defectos formarles).
Lo más preocupante es que solamente fue cubierto el 47% de los montos por parte de los clientes en el plazo estipulado por las normativas del BCRA (casi 73 millones cubiertos sobre 155 millones de pesos en rechazos). Dicho de otra forma, el 63% no fueron abonados aún, lo cual implica en breve o cierre de cuentas o elevadas multas.
Por tramos de rebotes, la cantidad de rechazos disminuye a medida que hay mayor cantidad de documentos observados, en cambio quienes están en la parte de mayores rechazos (de 51 cheques en adelante) los montos crecen aún más.

Toda la banca afectada.
Esta problemática en La Pampa afecta a toda la banca que actúa en la provincia, sean éstos bancos privados (BBVA, Santander Río, Macro, HSBC Galicia, Patagonia, Standard Bank, Hipotecario, Credicoop, ICBC y Columbia) y como es obvio los dos más grandes, el BLP y el BNA. Además han crecido las situaciones irregulares de los deudores del sistema financiero en general. El 4,41% de la masa financiada presenta diferentes tipos de atrasos y dificultades, lo que representa un crecimiento del 62,7% en la morosidad con relación al 2017.
Finalmente lo que más inquieta es que la economía lleva un proceso recesivo de 14 meses, es decir todos los indicadores negativos y en retracción, por lo que técnicamente puede considerarse que el proceso recesivo se extenderá, como mínimo hasta el mes de agosto.