Choferes de Dumas, en alerta

La policía demoró ayer por la mañana a tres jóvenes que subieron a un colectivo de la empresa Dumas en la rotonda de Los Cañones, al sur de Santa Rosa. Los chicos tenían como intención subir sin pagar el boleto y el chofer, ante la insistencia de los chicos, les mencionó que si no pagaban no los iba a llevar. Por lo tanto les pidió que descendieran de la unidad. En ese momento, cuando el chofer iba a continuar el viaje, comenzaron a insultarlo e incluso le arrojaron con piedras, lo que provocó la rotura del parabrisas, que tendría un costo cercano a los 10 mil pesos. Hay preocupación y alerta entre choferes.
El problema parece ser mucho más de lo que se planteó en esta oportunidad, ya que trascendió que el servicio que conecta Santa Rosa con Toay durante los sábados y domingos a la mañana, suele ser víctima habitual de “jóvenes que salen de los boliches, ingresan alcoholizados, pelean entre ellos dentro de la unidad, e incluso los choferes andan con miedo porque los insultan, prepotean y amenazan. Es algo cotidiano que se vive los fines de semana”, trascendió desde la empresa. Incluso se supo que tras una denuncia anterior “habían puesto policías para garantizar la seguridad del personal, y en esos momentos no pasaba nada. Pasó un tiempo, los policías no están subiendo y los chicos volvieron a tomar estas actitudes”, aseguraron. Respecto al parabrisas que rompieron, que costaría diez mil pesos, se indicó que “también rompen cortinas, butacas, las ventanas de los lateras… la cuestión es insostenible”.