Inicio La Pampa Científicos argentinos crearon un test

Científicos argentinos crearon un test

ANTICUERPOS CONTRA EL CORONAVIRUS

Un equipo de investigadores del Instituto Leloir y del Conicet desarrolló el primer test de Argentina para detectar anticuerpos que puedan combatir el nuevo SARS-CoV-2 y que servirá para monitorear la respuesta inmunológica de pacientes infectados y determinar el estado de los profesionales de la salud a raíz de su exposición constante al virus. La prueba fue aprobada ayer por la Anmat.
El desarrollo estuvo a cargo de un equipo liderado por la virológa Andrea Gamarnik con el apoyo de la Unidad Coronavirus del Ministerio de Ciencia y Tecnología de la Nación. El método se concretó en 45 días cuando habitualmente lleva entre seis meses y un año.
Otras dos aplicaciones de esta prueba serológica denominada «Covidar Irg», que ayer jueves contó con la aprobación de la Administración Nacional de Alimentos y Tecnología (Anmat) será la cuantificación de anticuerpos en muestras de convalecientes con fines terapéuticos y el análisis de la evolución de la pandemia a nivel poblacional.
Estas pruebas serológicas «son más consolidadas y robustas que los test que se realizaron recientemente en Plaza Constitución y Retiro, y permitirán saber qué cantidad de anticuerpos contra el Covid-19 tiene cada persona y así poder aplicarlos en forma más certera tanto en plasma sanguíneo como en sueros», dijo Gamarnik a la agencia Télam.
El ministro de Ciencia y Tecnología de la Nación, Roberto Salvarezza, destacó que «este logro se traduce en soberanía sanitaria para el país» y además «reducirá muchos los costos» en comparación con las pruebas que se traían desde China.
Indicó además que «ya podemos elaborar 10.000 determinantes de estas pruebas serológicas que serán entregadas en los próximos días a la provincia de Buenos Aires para que los apliquen en los lugares que crean necesario».
Slavarezza aseguró que «estamos en condiciones de distribuir esos 10.000 pruebas serológicas, las cuales se pueden elaborar semanalmente, con lo que en un mes llegaríamos al medio millón».

Casos asintomáticos.
La característica esencial de esta prueba es que a partir del análisis de muestras de sangre o de suero permite determinar si una persona tiene anticuerpos contra el nuevo coronavirus, arrojando resultados en un par de horas.
Los anticuerpos pueden detectarse en suero o plasma de personas con sospecha de Covid-19 generalmente a partir de los 7 días del comienzo de síntomas, aunque pueden aparecer antes o después. «Y luego persisten por períodos prolongados, incluso cuando la persona ya se ha curado» explicó Julio Caramelo, jefe de laboratorio e investigador del Conicet.
Indicó que por este motivo «los test serológicos son de gran utilidad para evaluar la extensión de la pandemia en la población, dado que permiten detectar casos asintomáticos que han pasado desapercibidos».
«Esto es un logro monumental -acotó Gamarnik-, trabajamos a destajo sábados y domingos sin parar, fue una maratón ya que nos propusimos poner al servicio las capacidades del sistema científico para el Ministerio de Salud. Esto que desarrollamos agrega información al seguimiento de pacientes y no es un logro costoso para el país, porque lo hicieron los científicos argentinos».
Y agregó: «Nosotros en el laboratorio del Instituto Leloir nos dedicamos a trabajar el dengue y el zika, la idea era hacer un kit serológico desde el Conicet para la gente, este objetivo demuestra que la inversión en ciencia vale la pena».

Perduran un mes.
Gammarnik, quien logró hace diez años secuenciar el genoma del virus del dengue y cómo ese virus muta al saltar del mosquito al humano, remarcó que los anticuerpos «aparecen a la semana de estar en contacto con el virus y aumentan con el tiempo y cuando una persona se cura los anticuerpos perduran por meses».
Estos anticuerpos «pueden ser detectados en personas que tuvieron coronavirus hace un mes y no lo sabían porque fueron asintomáticos» y subrayó: «esta prueba sirve para monitorear pacientes y para detectar en sueros de pacientes recuperados si tienen altos niveles de anticuerpos».
A partir de esos sueros «uno puede purificar la gamaglobulina y dárselo a personas que están cursando un estado de gravedad de la enfermedad y ayudarlos en la terapia», precisó.

Gammarnik aseguró que «un anticuerpo no es propio de una persona, puede usarse para otras, estas pruebas pueden detectarlos y saber cuántos tienen para poder aplicarlos».
La científica diferenció el test serológico aprobado por la ANMAT de las tiras que se usaron para detectar anticuerpos recientemente en estaciones terminales de trenes. «Estos son mucho más robustos, más sensibles. Es un test de Elisa que se realiza en una placa y puede determinar 96 sueros al mismo tiempo y puede elaborar muchas muestras en un laboratorio, no se puede efectuar en la calle», explicó.
Y concluyó: «En un tiempo hiper corto tuvimos que adaptar una tecnología que usábamos para trabajar con el dengue a elaborar este kit serológico tuvimos que producir proteínas específicas para este nuevo coronavirus, las cuales se utilizan como carnada para que los anticuerpos sean detectados».