Inicio La Pampa Cigarrillos: vuelven el lunes

Cigarrillos: vuelven el lunes

LAS TABACALERAS REACTIVARON LA PRODUCCION

Con el inicio de una flexibilización de las restricciones decretada por el gobierno nacional, las dos industrias tabacaleras nacionales reiniciaron ayer su producción y las principales marcas de cigarrillos podrían volver a los kioscos pampeanos a partir del lunes 18 de mayo. Se estima que hay unos 8 millones de fumadores en el país, quienes desde hace una semana enfrentan la falta de tabaco y cigarrillos como un efecto colateral del confinamiento.
Las fábricas de Massalin Particulares, en Merlo, y British Tobacco (ex Nobleza Piccardo) en Pilar (Buenos Aires), retomaron ayer su producción de cigarrillos. Durante los próximos días la producción será destinada a reabastecer los grandes conurbanos del país y a partir de la semana que viene podría empezar a normalizarse la distribución en La Pampa.
Los cigarrillos no pueden considerarse un insumo esencial. De hecho, la Organización Mundial de la Salud considera al tabaquismo una pandemia. Sin embargo, para rehabilitar la fabricación el gobierno atendió a la necesidad de no sumar factores masivos de angustia y tensión, a los que ya provoca el confinamiento.
Las tabacaleras dejaron de producir el 20 de marzo y la existencia total de cigarrillos almacenada en todo el territorio nacional duró un mes y medio. A mediados de abril dejaron de ser abastecidas las distribuidoras zonales, que comenzaron a agotar su stock de reserva. Pronto el desabastecimiento llegó a los kioscos y se iniciaron los desfiles, con cientos de fumadores formando fila en busca de los últimos atados de cigarrillos existentes, primero, y de los paquetes de tabaco, después.
La escena se repitió en toda las ciudades argentinas. En Santa Rosa, el fin de semana pasado ya no quedaba tabaco en ningún local comercial y lo mismo sucedía en las demás poblaciones de la provincia. El consumo de cigarrillos se vincula con la comercialización de múltiples productos, ya que los fumadores visitan periódicamente el kiosco por cigarrillos y también compran otros artículos y golosinas. Junto con los cigarrillos, desaparecieron del kiosco muchos clientes y por eso el volumen de ansiedad resulta similar en fumadores y kiosqueros.