Inicio La Pampa Clandestina violenta

Clandestina violenta

Dos efectivos policiales de Anguil sufrieron lesiones luego de ser agredidos ayer a la madrugada por un grupo de jóvenes en un domicilio donde se llevaba a cabo una fiesta clandestina. Minutos después, con refuerzo policial, se detuvo a seis muchachos, y uno de ellos por ser menor de edad fue liberado, entregado a sus progenitores. Se los acusa de «atentado, resistencia y lesiones graves contra la autoridad, además de infracción al artículo 205 del Código Penal». Interviene la fiscalía de delitos contra las personas de Santa Rosa.
Fuentes oficiales dijeron a este diario que el hecho se produjo cerca de las 4 horas, cuando los cabos primeros Saúl Carripi y Joaquín Sueldo recorrían la localidad en un móvil de la subcomisaría. En un momento escucharon música alta en un domicilio del pasaje Alfonsín, entre Pose Rodríguez y Caumo.
Uno de los policías se bajó para intentar ponerle fin a la juntada, y al observar al móvil policial salieron de la casa entre cinco y seis jóvenes ofuscados. Enseguida, de acuerdo a los voceros consultados, los muchachos «atacaron a golpes de puños y patadas» a Sueldo que «cayó al piso y fue tomado del cuello. Además el agresor -que fue identificado- le habría intentado sacar el arma reglamentaria». El otro uniformado que quería interceder para defender a su compañero «también fue agredido, con golpes de puños y patadas».
En un momento los policías lograron zafar de la agresión y se fueron en el patrullero del lugar.

Detenciones.
Minutos más tarde arribó a la localidad refuerzo policial. Móviles y personal de la Seccional Primera de Santa Rosa, y de la Sección Canes, de Seguridad Rural y de la Brigada Investigaciones de la Unidad Regional I, además de la Comisaría Departamental Catriló, la subcomisaría de Uriburu y el destacamento La Gloria se hicieron presentes en la casa donde se desarrollaba la fiesta ilegal y demoraron al propietario.
Asimismo, en otro domicilio detuvieron a otros cinco jóvenes, y uno de ellos por ser menor de edad (17 años) fue notificado en libertad y entregado a su madre. Los otros (de entre 20 y 30 años), tres de ellos son hermanos, quedaron detenidos en distintas dependencias: tres en la alcaidía del Centro Judicial de la capital pampeana, uno en Lonquimay y el restante en Catriló. Todos fueron examinados en el centro de salud público local. Se espera que hoy presten declaración indagatoria en la Justicia.

Lesionados.
En tanto, los dos policías heridos fueron atendidos primeramente en el hospital local y luego fueron trasladados al Lucio Molas de Santa Rosa donde se les realizaron estudios de mayor complejidad y luego fueron dados de alta.
Según los voceros consultados, Sueldo presentaba un esguince en el tobillo derecho, dos piezas dentales frontales fracturadas, escoriaciones en diferentes partes del cuerpo y un corte en el labio superior. Por su parte, Carripi sufrió escoriaciones por los golpes en el cuerpo y en la cabeza.