Inicio La Pampa Coirco avanza con un dique

Coirco avanza con un dique

PASO ALSINA, A METROS DEL MERIDIANO V

En su histórica reunión del 26 de junio, el Consejo de Gobierno del Coirco no solo le puso un freno a las intenciones de Mendoza con la represa de Portezuelo del Viento sino que le dio luz verde a otro proyecto hídrico en la cuenca, de menor magnitud que aquel pero con mayor consenso social. Se trata de la construcción del dique regulador Paso Alsina, en el cauce del río Colorado, que estará en provincia de Buenos Aires a muy poca distancia del límite con La Pampa. El dique mejorará el sistema de riego en Corfo, ahorrando agua en Casa de Piedra. Incluso podría proveer a Bahía Blanca.
Mientras que en la cuenca alta del río Colorado, el proyecto hidroeléctrico Portezuelo del Viento genera crecientes rechazos, en el tramo inferior del río otro proyecto hídrico provoca, a priori, una sensación opuesta: la de una obra necesaria, prioritaria, con pocos efectos negativos y muchos positivos, incluso en el tramo medio del río.
Se trata del dique regulador Paso Alsina, una obra de pequeña magnitud que tendrá varios efectos positivos: 1) servirá para mejorar el sistema de riego en la zona del valle inferior de la provincia de Buenos Aires, generando un ahorro de agua que se podrá almacenar en el embalse de Casa de Piedra; 2) permitirá almacenar las crecientes que producen las lluvias que caen en la región, 3) brindará estabilidad a la producción en provincia de Buenos Aires en cuanto a la superficie irrigada, y 4) podría ser la obra de toma para dotar de agua potable a la ciudad de Bahía Blanca.
Muchos beneficios para una obra pequeña, que a partir de la reunión de los cinco gobernadores empezará a dar pasos concretos.

Otra actitud.
El viernes 26 de junio, el gobernador bonaerense Axel Kicillof expuso su pretensión de avanzar con el proyecto del dique en Paso Alsina a los otros cuatro gobernadores de la cuenca: Rodolfo Suárez (Mendoza), Omar Gutiérrez (Neuquén), Arabela Carreras (Río Negro) y Sergio Ziliotto (La Pampa).
Según quedó plasmado en el Acta 73 de la reunión, «el Gobernador de la Provincia de Buenos Aires informa que su provincia, a través del Ministerio de lnfraestructura, ha comenzado a evaluar los Términos de Referencia para la contratación de los estudios de base y de la viabilidad técnica, económica y ambiental del proyecto Dique Regulador Paso Alsina».
La concreción de este proyecto «permitirá hacer más eficiente la gestión del uso del agua en los períodos de escasez hídrica en las áreas de riego de su jurisdicción, siendo de utilidad para toda la cuenca el volumen de reserva generado», planteó Kicillof.
Los otros gobernadores «adhieren a la decisión de Buenos Aires, comprometiéndose a que una vez presentada la documentación y cumpliendo con todos los procedimientos previstos en el Estatuto del Coirco, se analizará a la mayor brevedad para alcanzar la aprobación en este Consejo», dice el Acta 73.
Una actitud diametralmente diferente a lo que ocurre con Portezuelo del Viento, donde la pretensión de una provincia avanza sobre los derechos de las restantes.

Obra estratégica.
El paraje Paso Alsina está en provincia de Buenos Aires pero tan cerca del límite con La Pampa que el anteproyecto del dique muestra que su embalse, aún pequeño, penetrará en territorio pampeano.
Según el informe «Dique Regulador Paso Alsina – Estudio de la capacidad de ahorro de agua», presentado en agosto de 2019 por el ingeniero agrónomo Mariano Pla, se trata de «una obra estratégica para el desarrollo de la región sur de la provincia de Buenos Aires», en particular los partidos de Villarino y Patagones.
El proyecto contempla dos opciones de cierre con varias cotas de nivel de embalse que general un mayor o menor área inundable.
El ahorro de agua que sustenta la idea de construir este dique «está basado en el corte del sistema de riego administrado por Corfo al comenzar cada una de las lluvias que ocurran a lo largo del año», detalló Pla. Es decir, cada vez que caiga una lluvia importante en el sur de Buenos Aires, el dique cortará, o limitará el escurrimiento del río Colorado, dejando que la zona productiva aproveche el agua llovida. El caudal del río Colorado quedará almacenado en parte en Paso Alsina y en parte en Casa de Piedra.
Para que ello ocurra, las lluvias deberán superar, tentativamente, los 40 milímetros.
Con los registros pluviométricos históricos y las estimaciones de evapotranspiración «se calculan los días sin necesidad de agua para los cultivos», en los cuales se podría cortar el sistema de riego.
La demora de respuesta de cada modificación de caudal entre Casa de Piedra y el Valle Bonaerense del Río Colorado «es de aproximadamente una semana, tiempo que el agua continúa escurriendo si no es retenida en Paso Alsina».
El trabajo de Pla consistó en actualizar un preexistente, del año 2014, en el que se calculaban los volúmenes ahorrados en función de las lluvias caídas en la zona desde el año 1990. El promedio de ahorro calculado incorporando los últimos 5 años fue de 201 hectómetros cúbicos por año. «Ese ahorro de 201 Hm3/año hubiera sido suficiente para contrarrestar la crisis hídrica, productiva y económica del valle Bonaerense del río Colorado en los últimos años», destacó.
Más aún, el agua que se podría ahorrar, de entre 100 y 300 Hm3/año, «equivale a dos o tres veces el acueducto proyectado a la ciudad de Bahía Blanca desde el río Colorado», cuyo consumo proyectado de 2 metros cúbicos por segundo significaría 63 Hectómetros cúbicos en un año.
Teniendo en cuenta que a cada hectárea concesionada en el Valle Bonaerense se le otorga una dotación de agua de 6 litros por segundo durante 9 meses -la temporada de riego-, el ahorro que producirá Paso Alsina «representa el agua para más de 20.000 hectáreas».

Conclusiones.
En sus conclusiones, el ingeniero agrónomo Pla hizo notar que «la falta del Dique Regulador Paso Alsina genera la imposibilidad de que se rieguen 26.222 hectáreas anuales, promedio de los últimos siete años» y que el agua que no se puede retener en el dique «se pierde en el mar, en las napas con sobreriegos y en el sistema de drenaje del valle».
Proyectando los números de la producción de la zona, el autor estimó que la ausencia del dique provocó pérdidas por 35,9 millones de dólares anuales, que al cabo de siete años de crisis hídrica suman 251,5 millones de dólares.
El costo de construcción aún no está calculado pero Pla lo estimó, por comparación con obras similares, en 2,14 dólares por hectárea regada.