Colas por la nafta

Rodrigo Genoni, subsecretario general del Centro Empleados de Comercio, sostuvo que “hasta la semana que viene no va a haber listas de precios”.
“Mientras el precio del dólar se mantenga cercano a los 40 pesos, con una suba de casi 6 pesos en dos días, no hay precios de referencia”, agregó el dirigente, en diálogo con Radio Noticias.
“Cuando se abra la lista de precios, los trabajadores y los más pobres van a quedar en una condición social perjudicada, con un salario diezmado que va a obligar a abrir las paritarias con cláusula gatillo. Y como las empresas no tienen ventas ni recursos ni producción tampoco van a poder afrontar los aumentos salariales que los sindicatos les exijan”, sintetizó.

“No va más”.
Según el referente mercantil, los propios votantes de Cambiemos “están diciendo que esto no va más”. Por eso, para el entrevistado, a esta altura de los acontecimientos “hay que buscar un consenso político para que el gobierno termine su mandato, pero no se puede seguir desangrando a la sociedad”.
Genoni coincidió con la apreciación del gobernador Carlos Verna, quien luego de la reunión entre un grupo de mandatarios provinciales peronistas, el senador Miguel Ángel Pichetto, Sergio Massa y la cúpula de la CGT dijo que el gobierno nacional fracasó.
“El fracaso, sobre todo, tiene que ver con que no va a restaurar la confianza del pueblo. Vinieron con una plataforma electoral que mentía de punta a punta. Y así mismo tenían una parte de la sociedad que decía que aumentaron las tarifas, subieron el dólar y quitaron las retenciones a las mineras y a los exportadores de soja porque era necesario. Ahora llegamos a un punto en el que esa misma parte de la sociedad dice que esto ya no va más”, señaló.
Siguiendo con su análisis de la coyuntura política del país, el dirigente postuló que “hoy Macri está atrapado entre irse, que sería el entierro de su propio partido, y quedarse, que sería el entierro del pueblo”.

Ajuste.
“El presidente está en una situación muy difícil de resolver. Lo que sí está claro es que los que tienen que pagar el ajuste son los que fueron beneficiados en estos dos años y medio de gobierno de Cambiemos”, manifestó.
Para el dirigente, el panorama económico que tiene que afrontar el gobierno nacional es “complejo” porque “no puede resolver el problema de la bicicleta financiera”.
“Si baja las tasas se le va el dólar. Si no quiere que el dólar aumente tiene que aumentar las tasas. Así que el fracaso económico financiero es terrible. Esto no tiene vuelta atrás. A partir de ahora hay que desarrollar un modelo productivo con los ingresos de las personas que se han beneficiado. Le guste o no le guste al campo hay que volver a las retenciones. Y no estamos hablando del pequeño y mediano chacarero. Hablamos de las grandes exportadoras de granos y de las mineras”, precisó.

Titanic.
Para poner en imágenes la situación actual que atraviesa la Argentina presidida por Mauricio Macri, Genoni apeló al hundimiento del Titanic. “Le dimos el barco y lo dio contra el iceberg. Ahora el barco se está hundiendo. Es una cuestión de tiempo. Acá van a quedar tres grupos: los que se van a ahogar, que serán los trabajadores; los que van a salir en bote, que son los que más riqueza tienen y no se van a preocupar por los que se ahoguen; y por último las ratas, que siempre están. Y van a estar en el próximo barco. Pero hay que tratar de que sean las menos posibles”, concluyó.

Con o sin Cristina
En cuanto a los movimientos que se producen al interior del peronismo nacional de cara a las próximas elecciones, Genoni adujo que “el peronismo más tradicional se tiene que unir si se quiere sentar a charlar con el kirchnerismo”.
“Solos y separados se los va a comer Cristina (Fernández de Kirchner). Esa es la lectura que ellos hacen. Porque ella tiene un caudal de votos que el peronismo necesita para volver a gobernar”, analizó.
“No sé quién va a ser el candidato, si va a ser Cristina, Roberto Lavagna o Carlos Verna. Lo que sí está claro es que quien quiera serlo va a necesitar de los dos grupos. Y el peronismo solo, por separado, no puede ir a sentarse con Cristina. Tiene que ir unido. Tiene que ver con cómo nos agrupamos para sentarnos a discutir quién puede llevar adelante no sólo el gobierno nacional sino también la Provincia de Buenos Aires, que es un territorio político importante”, finalizó.

Entre la cautela y el desconcierto
La cautela y el desconcierto ante la situación económica cada vez más grave que vive el país, se empieza a sentir con fuerza en las calles y se refleja en las redes sociales.
Uno de los reflejos más fuerte se vio anoche en varias esquinas del centro santarroseño, donde por la noche se vieron colas de decenas de automóviles esperando para cargar combustible. Fue en vísperas de un nuevo incremento en el precio de las naftas y el gasoil.
La disparada del dólar está causando que no haya precios de referencia para muchos productos, que ven incrementar sus precios día a día. Algunos comercios optaron por no venderlos, o incluso cerrar por unos días, hasta tanto el panorama se clarifique.
Los negocios que utilizan las redes sociales para promocionarse o informar de sus productos, utilizaron esa vía para avisarles a sus clientes de la situación. Un vecino compartió la captura de pantalla del Facebook de un negocio al que concurre habitualmente: “Mamás, debido a la constante y reciente suba del dólar, voy a cancelar momentáneamente la compra de los últimos encargos”, escribió la propietaria de un comercio que vende artículos para niños. “Es imposible seguir con tanta inestabilidad”, se excusó, anticipando que ni bien haya una perspectiva más clara, actualizará los álbumes de fotos y precios.
Otro comercio posteó: “Debido a la situación del dólar por todos conocida, y que nos repercute a todos, nuestros proveedores no están entregando mercadería porque no tienen una lista de precios y nosotros no podemos ponerle un porcentaje a la misma, ya que podríamos terminar cobrándole mucho más y no es la idea y tampoco la podemos vender sin un parámetro”.
Otro vecino comentó que estaba en un negocio mayorista de materiales de construcción, cuando escuchó a una persona que pedía placas de Durlock y los empleados del lugar le respondían que desde hacía varios días no tenían entrega de ese material. No solo ello sino que tampoco se sabe cuándo volverá a haber stock de ese producto.