Un comedor triplicó la asistencia en tres meses

VECINAS DEL BARRIO RUCCI LE DAN DE CENAR A CERCA DE 50 NIÑOS

El comedor piquense “Los del barrio”, que funciona en una casa de familia en el sector del barrio Rucci de esta ciudad, por intermedio de una iniciativa privada de dos vecinas solidarias, triplicó la asistencia de niños en tan sólo tres meses.
Entre dos mujeres le dan la cena a casi medio centenar de niños, luego que comenzaran hace meses con un total de 16 menores. Una de las responsables dijo que en algunos casos, se trata de chicos que vienen de familias sin empleo, pero en otros, son de padres que tienen trabajo, pero que no les alcanza para llegar a fin de mes.
Mirta Valdez y Julia Coria, hace dos meses pusieron en marcha un comedor en una casa de barrio, en calle 113 entre 10 y 8 de esta ciudad, con el objeto de dar contención y una comida caliente a los chicos del barrio. Durante los primeros días le cocinaban a 17 jóvenes, sin embargo la difícil situación económica llevó a que muchos padres mandaran a sus hijos a cenar al comedor, y en la actualidad preparan comida para 45 niños, niñas y adolescentes.
Es por ello que durante los últimos días, a través de las redes sociales pidieron donaciones de alimentos, para atender a una demanda que se triplicó.
“Nos estamos manejando bien, nos alcanza la comida, pero estamos medio ajustados porque empezamos con 16 nenes y ahora, después de dos meses, ya tenemos 45. Pedimos cosas por todos lados, hasta nos donaron un tablón porque no entraban en la mesa. Siempre estamos necesitando porque dependemos de eso y esto no es nada político ni nada religioso, es todo de corazón y de lo que nos da la gente”, dijo Coria.

Casa de familia.
El comedor funciona en una casa de familia y ya están al límite de capacidad en cuanto al espacio del lugar. “Cinco chicos más podemos llegar a agregar y nada más, porque es una casa de familia y podemos cocinar para 50. Nosotros no damos una vianda, porque siempre la idea fue que compartan con nosotros esa hora y media que están, para que no sea sólo darles un plato de comida sino también brindarles una contención”, sostuvo.
La vecina solidaria remarcó que si bien sabía que había familias con muchas necesidades, no pensaban encontrarse con este panorama. “La situación está cada vez peor, está todo muy complicado, y no es que los padres no tienen trabajo, en muchos casos sus padres tienen trabajo pero no llegan a fin de mes y que nosotros les demos una cena a sus hijos, es una ayuda”, indicó.
“Sabíamos que había necesidades pero no pensamos que era para tanto pero está a la vista de todos cómo está el país, cómo estamos. Antes se veía en las ciudades grandes, pero ahora se ve en Pico esta situación tan lamentable”, agregó.
Las responsables del comedor solicitan la donación de alimentos necesarios para preparar una cena, como fideos, salsa de tomate, aceite, sal, verduras, pollo y carne. Todas esas donaciones llegan de los vecinos, de personas anónimas que lo hacen de forma desinteresada, para colaborar con las familias del barrio, que no tienen comida para darles de cenar a sus hijos.