Inicio La Pampa Comenzó el juicio por la muerte de achense

Comenzó el juicio por la muerte de achense

EL GNC DEL AUTO PERDIA GAS

Comenzó ayer, vía Zoom, el juicio contra Heraldo Cristian Martín Tarrío, acusado del homicidio culposo del achense Oscar Juan Moronta o, alternativamente, del delito de estrago doloso. El hecho ocurrió en General Acha cuando la víctima quiso prender una estufa en el garaje de su casa y se produjo una explosión, presuntamente por una pérdida en el tubo de GNC de un vehículo. El hombre, de 75 años, falleció casi al mes como consecuencias de las lesiones.
La audiencia, organizada por la Oficina Judicial de Santa Rosa, se realizó a distancia, con el juez de audiencia Andrés Olié en el Centro Judicial de Santa Rosa y varios de los participantes en General Acha.
El fiscal Juan Bautista Méndez y la fiscala Paula Soledad Duscher desde sus despachos; los querellantes Marcelo y Daniel Oscar Moronta, hijos de la víctima, junto al apoderado Alberto Pérez, desde el estudio jurídico de este último; y cuatro testigos desde la alcaidía de esa ciudad. El imputado -que declararía al final del debate- y su defensor particular, Rodrigo Villa, estuvieron en Santa Rosa, en el estudio jurídico del profesional; mientras que por la Oficina Judicial intervinieron Claudia Gatica Velázquez y Juan Páez.
El Ministerio Público Fiscal acusó en el alegato de apertura a Tarrío, un mecánico de 35 años, de homicidio culposo -es decir, matar a alguien sin intención-; mientras que la querella habló de estrago doloso -causar un incendio intencionalmente y ser ello la causa inmediata de la de muerte de una persona-. El primer delito tiene una pena máxima de cinco años de prisión, más una inhabilitación especial; mientras que el segundo tiene un mínimo de 8 y un máximo de 20.

El hecho.
El 29 de mayo de 2018, Oscar Juan Moronta se dirigió al garaje de su vivienda con la intención de encender una estufa del baño cuando al intentar hacerlo se vio sorprendido con una explosión que le causó lesiones graves. Casi un mes después, el 24 de junio, producto de las múltiples quemaduras, perdió la vida.
De acuerdo a la acusación fiscal, Moronta dejó una semana su Ford Eco Sport en un comercio de Santa Rosa, para un control y mantenimiento del sistema GNC que tenía en la camioneta. En esos días, Tarrío revisó el circuito, calibró el sistema y le cambió un manómetro de quinta. Estando ya en General Acha, la víctima observó -junto a su chofer- que el consumo de gas era excesivo, por lo que cargó combustible y dejó el vehículo estacionado en uno de los garajes de su casa.
Conforme a lo relatado, la fiscalía dictaminó que Tarrió efectuó su tarea «de manera deficiente y negligente, sin observar los reglamentos, deberes y controles a su cargo». Sobre la causa de la explosión, se la adjudicó a la gran acumulación de gas en el ambiente, proveniente del cilindro de GNC, presuntamente por una falla en el manómetro. El fiscal basó esa afirmación en testimonios e informes técnicos recogidos durante la etapa de investigación.
Los responsables de esos trabajos fueron citados como testigos para mañana.