Inicio La Pampa Comercios: arranca el horario corrido con postura dividida

Comercios: arranca el horario corrido con postura dividida

Con comerciantes a favor y otros en contra, hoy es el día en el que debuta en la ciudad el horario de corrido en comercios propuesto tras varias encuestas realizadas por la Cámara de Comercio, Industria y Producción (Cacip) y el Centro Empleados de Comercio (CEC). De esa manera, varios comercios trabajarán de lunes a viernes de 9 a 18 y los sábados de 9 a 13 y de 16 a 20.
La propuesta despertó entusiasmo en algunos y rechazo en otros. De hecho, al hablar de números, la iniciativa de Cacip abarcará un universo de cerca de 300 comercios de la ciudad que votaron en la encuesta para que se modifique el esquema de horarios cortados para hacer sólo un turno de corrido.
«Cacip trabajó en la encuesta no sólo con comerciantes sino que también con clientes en general y algunas instituciones. La mayoría estuvo de acuerdo con el horario de corrido, coinciden en que quieren ese tipo de esquema», dijo en Radio Noticias Graciela Bejar, presidenta de la entidad.
El horario regirá desde hoy hasta finales de agosto, cuando la Cacip y el CEC se sienten nuevamente a definir cómo continuar. «Con el horario de corrido estamos simplificando la movilidad, disminuyendo costos tanto para empleadores como para empleados y también disminuimos costos de energía y circulación en un momento de muchos contagios por la pandemia», agregó Bejar.

«Cambio de hábitos».
El horario de corrido tuvo su prueba piloto el año pasado en una de las primeras flexibilizaciones a la cuarentena cuando se permitió que los comercios no esenciales mantengan la atención al público hasta las 18 horas. Por aquellos días, la siesta pasó de ser un momento de tranquilidad a un horario de amplia concurrencia al centro de la ciudad.
Para la presidenta de Cacip, la implementación del horario corrido representa implementar un «cambio de hábitos» en la sociedad santarroseña. «Nosotros sabemos que es cuestión de modificar los hábitos y que eso implica esperar un poco para la repercusión y el impacto que el horario tendrá en las ventas», manifestó la comerciante.
A su vez, dijo que «la dinámica en los barrios es diferente» ya que en la siesta circula menos gente y los negocios de cercanía cierran sus puertas. Sin embargo, agregó: «La gente que vive en los barrios generalmente trabaja en el centro y se moviliza hacia allí, entonces con el horario de corrido cuando salgan de trabajar y vuelvan a su casa los comercios de cercanía estarán todavía abiertos».

Postura dividida.
El horario de corrido es un esquema de apertura que se aplica desde hace años en la mayoría de las grandes ciudades del país, por ejemplo la Capital Federal, donde los comercios abren a media mañana y trabajan hasta las 18-20 horas. Entonces, la puesta en marcha del horario único en Santa Rosa también sumaría a un proceso de modernización de una ciudad que cada vez es más grande.
Sin embargo, hay algunos comerciantes que no están de acuerdo con la propuesta. Se trata de los que están agrupados en la Cámara de Autónomos (Calpa), un grupo de propietarios de negocios que se organizó en 2020 contra las medidas preventivas del coronavirus y en varias oportunidades se movilizó para exigir la habilitación de su actividad.
«No adherimos al horario de corrido que pretenden imponer desde Cacip y el CEC. Somos pymes, profesionales independientes, trabajadores autónomos y comerciantes que estamos trabajando y lo seguiremos haciendo de manera libre en cuanto al horario», explicaron en un comunicado.
A su vez, en ese documento argumentaron que «cada uno de nosotros, en nuestras respectivas actividades, consideramos que debido a la gran crisis económica que se vive en el país no es momento de poner en marcha prohibiciones y limitaciones en el ámbito laboral». En el cierre, exigieron «libertad para trabajar».