Cómo cuidar los ojos de los más pequeños en el agua

Tanto en la pileta, el mar o en el río deben existir cuidados extra con la vista de los más pequeños. Para el oftalmólogo pediátrico del Hospital Italiano de Buenos Aires, Rodolfo Aguirre, todo pasa por exponer de manera moderada a los más pequeños al sol.

“El agujero de ozono cambió las reglas: el nivel de radiación que recibe nuestro cuerpo es distinto y más elevado al que teníamos hace 30 o 40 años. Como la exposición tiene efectos acumulativos, a lo largo de los años vamos a tener más posibilidades de generar cataratas o lesiones de la superficie ocular”, explicó.

Según publicó La Nueva, la piel ubicada alrededor del ojo también se lesiona, porque es poco frecuente que la gente se ponga protector en los párpados.

¿De qué manera proteger nuestros ojos? “Como primera medida, hay que utilizar anteojos con filtro UV al 100%”, resumió. Además en los niños, que no siempre se dejan los anteojos puestos, Aguirre recomienda el uso de gorros con visera.

¿Y las piletas? Entre los factores que pueden alterar la vista, Aguirre destacó la cantidad de cloro que tienen las piletas.

“No solo el cloro, sino también los distintos elementos que pueden estar en el agua. En las piletas de gran volumen, para compensar la cantidad de gente, suelen ponerles demasiado cloro, esto genera conjuntivitis química”, explicó. “En este caso, lo ideal es que los chicos utilicen antiparras, aunque sé que es difícil lograr que los chicos las usen”, agregó.

En cuanto a los usuarios de lentes de contacto, recomiendó no usarlos en aguas estancadas o de red que hubieran estado una semana en reposo. “Estos lugares tienen parásitos que pueden contaminar los lentes de contacto y producir una infección corneal muy difícil de tratar”, adviertió.