¿Cómo estará el tiempo el 24 y el 25 en Santa Rosa?

Serán unas fiestas a puro calor. Para la previa de la Nochebuena, el domingo 23, se espera una máxima 38 grados, según lo informado por el Servicio Meteorológico Nacional.

Sin embargo, el 24 el calor aumentará. La máxima esperada es de 39 grados.

Para el 25 la temperatura disminuirá tan solo 1 grado, marcando una máxima de 38.

Ante estas marcas tan altas de temperatura, se aconseja tener el mayor cuidado ante eventuales golpes de calor que puedan llegar a suceder. Las personas más vulnerables a presentar estos síntomas son los menores de 5 años y mas aún los menores de un año, los ancianos, y las personas con enfermedades crónicas.

Los síntomas para detectar un golpe de calor son: fiebre alta, somnolencias, desvanecimiento o mareos, aceleración del pulso
Piel seca, caliente y enrojecida, dolor de cabeza, náuseas y vómitos, pérdida de conocimiento, desmayo, sensación de calor sofocante, sed muy intensa, sudoración excesiva, dolores abdominales, en los niños puede presenciarse la piel irritada sobre todo en los pliegues, sensación de agotamiento y debilidad, calambres y en los lactantes se pueden presentar llantos persistentes.

Las recomendaciones a tener en cuenta son: evitar exponerse a los rayos solares en especial en los horarios centrales de 11 a 16 horas, consumir abundante cantidad de agua, evitar comidas abundantes, consumir alimentos frescos, como frutas y verduras, evitar las bebidas alcohólicas, infusiones calientes y con cafeína: café, te, bebidas cola, usar ropa suelta, de materiales delgados y de colores claros, no realizar ejercicios físicos en ambientes calurosos, protegerse del sol poniéndose sombrero o usando sombrilla, usar crema de protección solar, evitar actos públicos o juegos en espacios cerrados sin ventilación, usar anteojos de sol con protección UV.

Si está en presencia de un golpe de calor, lo que se debe hacer es: permanecer en un lugar fresco, bajo techo, tomar bebidas que favorezcan la rehidratación, ducharse o bañarse con agua fría, mantenerse fresca/o, hasta que la temperatura corporal regrese a la normalidad, y ante la pérdida de conocimiento o la persistencia de los demás síntomas buscar atención médica urgente.