“Como este año no pasamos nunca”

LOS CINES SANTARROSEÑOS VENDEN UN 40 POR CIENTO MENOS DE ENTRADAS

El empresario a cargo de los cines locales Amadeus y Milenium, Walter Geringer, informó que la baja en la cantidad de espectadores ronda el 40 por ciento con respecto al año pasado. Al igual que en General Pico, debieron ajustar la economía para poder solventar los gastos.
Walter Geringer, el dueño de los cines santarroseños Amadeus y Milenium, confirmó que la venta de entradas bajó “entre un 35 y un 40 por ciento”, con respecto al año pasado. La consulta surgió a partir de la información concedida esta semana por el presidente de la Asociación Italiana XX Septiembre de General Pico, sobre los cines de esa ciudad. En dichas declaraciones, José Luis Angelucci comentó preocupado que la cantidad de espectadores en Pico sufrió una baja del 35 por ciento.
Por su parte, Geringer explicó que en Santa Rosa se están manejando los mismos porcentajes que en General Pico. Ante una crisis económica como la que se vive actualmente en todo el país y en La Pampa, la gente deja de consumir cultura para poder solventar otros gastos. Además, debe considerarse que la ciudad cuenta con una sala menos desde el cierre del Cine Don Bosco, que concentraba una gran cantidad de espectadores, sobre todo público infantil.
“También hay que tener en cuenta que, al menos en Santa Rosa, las compañías cinematográficas se llevan el 50 por ciento de la taquilla”, expresó el empresario a LA ARENA.
No es la primera vez que los cines sufren las consecuencias de la crisis económica del país. “Hemos pasado muchas, el 2000 y 2001 fue terrible, pero como este año no pasamos nunca”, aseguró Geringer.

Nuevos cuidados.
El empresario comentó que a partir del cierre de la sala Don Bosco, tuvieron que prescindir de personal, aunque se tuvo en cuenta la situación particular de cada empleado para tratar de perjudicarlos lo menos posible.
A niveles cinematográficos, Geringer sostuvo que este año, por ser del Mundial de Fútbol, no hay grandes títulos que acerquen cantidades importantes de público, ya que las productoras estiran los estrenos para después del encuentro deportivo o para el año siguiente. “Sí hay algunos títulos argentinos como es el caso actual de ‘Animal’, con Guillermo Francella, que está funcionando muy bien todos los días”.
Pese a esos contados éxitos, los cines locales debieron restringir la cantidad de funciones diarias, cuidar la programación y controlar los consumos de electricidad, que en algunas oportunidades pasó los 50.000 pesos de gasto mensual. “Tuvimos que dejar de lado el cariño por algunas películas, que las dábamos igual aunque fueran 20 personas por función”, confesó.
Como buena noticia, esta semana y luego de lograr un convenio con una empresa de Santa Fe, el cine Amadeus pudo cambiar la totalidad de las butacas y posabrazos, llegando a un acuerdo económico que beneficiaría a ambas partes.