Inicio La Pampa "Con 30 mm ya no podemos salir"

«Con 30 mm ya no podemos salir»

COMUNA RECIBIO A VECINAS DE LOS BARRIOS ALEDAÑOS A LOS CUENCOS

Un grupo de vecinas de los barrios Malvinas Argentinas y Villa Germinal se reunieron ayer a la mañana con funcionarios de la Municipalidad de Santa Rosa para dialogar sobre la angustiante situación que atraviesan cada vez que llueve en la ciudad. Sus casas están en la zona aledaña a los cuencos aliviadores que desde hace más de 20 años se construyeron sobre la calle Donatti para mitigar los efectos de los anegamientos. Uno de los anfitriones fue el subsecretario de Obras, Saneamiento y Viales de la ciudad, Walter Boneff.
La última inundación grave en el lugar se vivió en enero de este año, cuando varias viviendas sufrieron el ingreso de agua, la cual llegó a 20 centímetros en algunos casos y hasta 60 en otros. Sin embargo, el último susto lo tuvieron el domingo cuando los anegamientos volvieron a amenazar a varios hogares, que finalmente pudieron sortear la situación gracias a las propias defensas montadas por los vecinos (compuertas y bolsas de arena) y a que la lluvia paró antes de que el nivel del agua fuera más alto.

Mantenimiento.
Vanesa Campo, una de las participantes del encuentro, explicó a Radio Noticias 99.5 lo conversado: «La reunión fue para aclarar la situación en que se encontraba el proyecto de mitigación que se había anunciado. Quedó claro en la reunión que era un proyecto de mitigación, que no es el definitivo, porque el definitivo es un mega proyecto que se tiene que hacer para toda la zona norte».
La frentista aseguró que el planteo principal fue que los cuencos están mantenidos, tanto en la limpieza como en el perfecto funcionamiento de los sistemas de bombeo. «Tenemos que convivir con el cuenco, pero tiene que funcionar. Con lluvia o sin lluvia, tiene que mantenerse limpio y tiene que haber energía siempre», dijo Vanesa.

Agua en la calle.
La vecina aseguró que la comuna había limpiado los cuencos pero no los había profundizado porque la altura de las napas no lo permitieron. Pero aclaró que también solicitaron alguna obra que impida el escurrimiento rápido del agua que baja por la banquina de la Ruta 35, tanto desde el barrio Las Artes como desde el campo de la UNLPam. «En este momento tenemos agua en el cuenco y en las calles linderas porque el agua sigue ingresando, por eso les pedimos, dentro de las obras de mitigación, incluyan un acuerdo con Vialidad Nacional para que no manden el agua al cuenco», planteó.
Durante la charla también se tocó el tema de la obra de mitigación y su estado de avance. Campo aseguró que se está haciendo el proyecto. «Cuando esté listo nos van a llamar y si tenemos que salir a militar los fondos, lo vamos a hacer. «Mañana (por hoy) hay probabilidad de lluvias, pasado también y nadie nos asegura que no nos vamos a inundar», lamentó.

«Muy enojados».
«Hace más de 25 años que está el cuenco que tengo en la esquina de mi casa. Nosotros cargamos las tintas contra el municipio, como institución, no queremos personalizar, aunque lo terminamos haciendo porque estamos muy enojados, pero somos razonables y entendemos que esto no es de ahora», sostuvo.
«En 2017 hubo casas con un metro de agua adentro. Ahora, en enero, tuvimos casos con 20 y hasta 60 centímetros con solo 60 milímetros de lluvia. Antes era porque llovía mucho y ahora porque llueve de golpe. Con 30 milímetros ya no podemos salir de nuestras casas para ir a trabajar. El domingo no nos inundamos porque dejó de llover. Las bombas funcionaron pero no alcanzan», explicó.