“Con el dólar a $42, casi nos morimos”

UNA EMPRESA PIQUENSE, CON 30 EMPLEADOS, FABRICA CASILLAS RURALES Y LAS VENDE EN EL PAIS

Una fábrica piquense de casillas rurales, instalada en el Parque Industrial de esta ciudad desde hace cuatro años, sostiene a una treintena de empleados y busca acomodarse a los vaivenes económicos marcados por las subidas del dólar y los altos costos de los servicios. En el último tiempo, la empresa también sumó la producción de casillas para cajeros automáticos, los cuales ya fueron instalados en distintos pueblos y ciudades de La Pampa, uno de ellos frente al Hospital Centeno de General Pico.
La empresaria Silvia Impaglione, quien fuera directora de Cultura del municipio local durante el inicio del segundo mandato del intendente Juan José Rainone, es socia de la firma Impacar, junto a David Caramella y Marcelo Borghetti.
“Hace cuatro años encaramos esta empresa, que nos costó mucho más de lo imaginado ponerla en marcha. Acá trajimos a Agroalvear, que era mi empresa, y entre las dos tenemos a más de 30 familias viviendo de esta fábrica, y hemos logrado conseguir un producto que está en el tope de la gama del país”, explicó.
“Logramos un producto que nos representara como algo de calidad y nos metimos en una licitación de cajeros automáticos. Fue muy acertada la decisión del Gobierno de La Pampa y del Banco de La Pampa de hacer este proyecto, y hace tres años ganamos la licitación para hacer un cajero que se colocó en Santa Rosa. Gracias a eso participamos de una segunda licitación (en la que compitió con Prosegur), donde volvimos a ganar y este año ya llevamos 11 cajeros”, contó.

Rumbo económico.
La empresaria local refirió que a la alta carga impositiva que se tiene de por sí, la escalada del dólar en las últimas semanas, generó incertidumbre y preocupación. “Cuando el dólar se fue a 42, casi nos morimos, pero reacomodamos todo, tuvimos una semana de impasse donde no podíamos vender nada, donde nadie nos entregaba y no teníamos precio”, indicó.
“Pero esto es como una farmacia, acá tenés que ir a trabajar al campo y tenés que salir. Entonces el cliente lo lleva y después vemos cómo lo arreglamos. Es complicado, es muy estresante para una empresa. Acá hay mucha pérdida, tenemos inspecciones constantes, para ver si está todo en regla y los impuestos son siderales”, agregó.
En el mismo sentido habló del impacto en la producción que tuvo el incremento del valor de los servicios y criticó la gestión del gobierno nacional. “Yo tenía esperanzas que no fuera tan malo como es. Tengo mi ideología más para el lado de lo social, sabía de entrada que este gobierno no iba a ser un gobierno social, pero nunca pensé que la macroeconomía se manejara de una manera tan extraña”, dijo.
“El incremento de las tarifas fue tremendo porque acá se trabaja con electricidad todo el tiempo, y si no lo trasladás al producto vas a quiebra y termina pagando siempre el consumidor final. Todo esto es un sacrificio que lo termina pagando el que lo consume, que es el laburante de todos los días, es el que tiene menos acceso a ciertas cosas. Yo no lo veía social a este gobierno pero pensé en algún momento que en la macroeconomía lo llevara mejor y ahora me da la sensación de no sé a dónde quiere llegar pero no le encuentro camino”, manifestó.

Venta de casillas.
Impaglione además señaló que su empresa vende la mayor parte de su producción fuera de La Pampa, y que uno de los anhelos es comenzar a exportar en el corto plazo. “Vendemos fuera de la provincia, lo cual es muy bueno porque es dinero que ingresa a La Pampa. Vendemos mucho en Córdoba y en Buenos Aires donde están los contratistas más grandes y estamos buscando nuevas licitaciones. Viajamos siempre a Neuquén, donde está la zona de Vaca Muerta porque se necesitan módulos habitacionales móviles, casillas, y estamos buscando negocios por ese lado”, explicó.
“En algún momento también quisimos exportar, pero tenés que mirar bien las cosas, tener una economía muy prolija y saneada. En un año más de sacrificio vamos a estar en condiciones de exportar, ya tenemos los mercados que están interesados en nuestro producto. Nosotros somos nuevos en esto, porque tuvimos un comercio mayorista durante 30 años, y hace cuatro años que tenemos esta fábrica, lo cual que es algo diferente”, concluyó.