Inicio La Pampa "Con la risa todo mejora": conocé el mundo de colores de los...

«Con la risa todo mejora»: conocé el mundo de colores de los «Payamédicos de Santa Rosa»

Colores. Sonrisas. Juegos. Diversión y afecto desparramado por todos lados.

Bienvenidos al mundo, al circo ciudadano, como ellos lo llaman, que busca arrancarle un poco de esperanza al que no pasa por un buen momento.

«Nosotros queremos que el produciente, no el paciente, el produciente, juegue y se ría porque con la risa todo mejora», dice Nicolás Moralejo, uno de los formadores, junto a Facundo Gómez, de «Los Payamédicos de Santa Rosa».

¿QUIENES SON Y QUE HACEN LOS PAYAMEDICOS?

Los Payamédicos de Santa Rosa nacieron en el 2013 y está es la sexta formación concreta.

El grupo en la ciudad capital de La Pampa, en la actualidad, está conformado por 30 payas de labor activa.

Son personas comunes y corrientes que descubrieron un método que puede aliviar los dolores más allá de la medicación y las intervenciones quirúrgicas.

Son actores sin tablas, no les gusta hablar de trabajo sino de labor y su metodología es simple pero efectiva.

Están presentes en los hospitales, en los hogares de ancianos, en las instituciones, y hasta domicilios particulares y competencias deportivas.

EL FUNCIONAMIENTO.

En primer lugar, en el caso de los hospitales, los Payamédicos se entrevistan con los médicos y los enfermeros para conocer a cada uno de los «producientes».

-¿Por qué no los llaman pacientes?
-Porque lo reducimos. Y nosotros, en este caso, queremos que ellos jueguen y produzcan la risa que libera la endorfina… la sustancia de la felicidad.

Tras recolectar la información necesaria, los Payas se ponen los trajes, los gorros, las narices «que no son rojas sino naranjas» y preparan todo para lo que denominan «la intervención».

Desde hace varios años las intervenciones en Santa Rosa las llevan a cabo sobre todo en los hospitales Lucio Molas y Evita pero también concurren al Hogar de Ancianos Don Bosco, instituciones de diversos ámbitos y hasta maratones.

«Cuando estás ahí, en ese lugar, y en ese momento, te das cuenta de lo importante que es la risa, y que nos vivimos quejando de cosas que ni siquiera suceden: al final nos vamos felices, satisfechos y en paz porque cumplimos una misión de encuentro con el otro», destaca Nicolás.

Tras la intervención, los payamédicos se reúnen y efectúan el último paso de su metodología: el Payabalance.

«Nos juntamos, hacemos una ronda y cada uno expone lo que sintió, lo que vivió en ese momento, qué estuvo bien, qué no estuvo tan bien, en qué se puede mejorar, es como la palabra lo dice..un balance de lo realizado», indica .

«Ser Payamédico, al menos para mi, es como ir a un circo a llenar de colores con nuestros trajes y nuestra presencia: en estos lugares encontramos personas que juegan, humoristas, malabaristas, abuelas, abuelos», reflexiona el entrevistado.

Y amplía: «Buscamos desdramatizar un poco el ámbito hospitalario. Lo que produce el traje tiene tanta potencia que nos genera un resguardo de luz para vencer el miedo: uno es consciente (de las intervenciones) pero el traje nos resguarda».

LOS NUEVOS PAYAS.

Moralejo informó que está abierta la inscripción para realizar el curso oficial de Payamédico. Cualquiera puede ser uno de ellos.

El curso comienza el lunes 6 de abril, dura tres meses y se divide en tres partes.

Por un lado la Payateatralidad que es la parte artística con contenidos propios de teatro, expresión corporal, y búsqueda del payaso y el clown.

«Esta parte se dividirá en 12 clases, se dictará los lunes de 20 a 22 en el quincho del Centro Empleados de Comercio de la calle Pestalozzi al 1855», puntualiza.

Esta parte del curso cuesta 2600 pesos.

La segunda parte del curso se denomina Payamedicina y es la parte más teórica donde los formadores brindan conocimientos y herramientas de contexto donde interviene el Payamédico.

«Se dictará en el lapso de estos tres meses del curso donde se dictarán los conocimientos teóricos del medio hospitalario, aspectos psicológicos, hasta lavado de manos, higiene y todo lo relacionado, por ejemplo, con virus y bacterias», detalla.

Un especialista en Salud, perteneciente a la ONG, estará un fin de semana brindando una serie de clases intensivas, de 16 horas cátedra.

El costo de esta parte del curso será de 2200 pesos.

La tercera y última parte del curso se llama Payaresidencia. Es gratuita y una vez que estén aprobados los cursantes podrán realizar 12 prácticas en el hospital acompañados por los Paya experimentados.

«Se trata de 12 prácticas en el hospital lucio Molas para conocer al ‘Paya’ de cada uno», sostiene Nicolás.

El valor total del curso es de 4800 pesos y los requisitos son tener más de 18 años, no excluyente, y el secundario aprobado.

«Decimos no excluyente porque le damos la posibilidad aquel menor de 18 años a realizar el curso pero le entregamos el diploma, y podrán ir al hospital, una vez que tengan 18 años. Al Hogar de Ancianos, por ejemplo, pueden ir», aclara el formador.

Los Payas de Santa Rosa abrieron la inscripción y el cupo es limitado a 20 personas aunque quizás pueda ampliarse el abanico para integrar más. «La idea es que poder hacer un seguimiento personalizado», sostiene.

Los interesados en hacer el curso deberán comunicarse al teléfono de Nicolás (02954) 15542573 o al de Facundo Gómez (02954) 15475513.


FOTOS: GENTILEZA PAYAMEDICOS EN SANTA ROSA.