Inicio La Pampa Concejo de Toay aprobó proyecto

Concejo de Toay aprobó proyecto

USO DEL LENGUAJE CON PERSPECTIVA DE GENERO EN EL MUNICIPIO

El Concejo Deliberante de Toay aprobó por unanimidad el proyecto que establece de ahora en más el uso de un leguaje con enfoque de género y diversidad en toda producción escrita, oral o publicación que realicen el Ejecutivo comunal, el Juzgado de Faltas y el propio cuerpo legislativo.
El proyecto fue originalmente presentado por las concejalas Adriana Barona, Ana Gelabert y el concejal Benjamín Arteaga. La norma sancionada indica, en su artículo 2, que se debe adherir a la «Guía para el Uso de un Lenguaje con enfoque de Género y Diversidad» aprobada por decreto provincial 4395/20.
Los autores, al firmar la iniciativa, consideraron que el lenguaje es el instrumento mediante el cual «expresamos nuestras ideas y nuestra forma de concebir el mundo y es por lo tanto el reflejo de la cultura de una sociedad. El sexismo lingüístico es el uso discriminatorio del lenguaje que se hace por razón de género, que promueve y refuerza estereotipos y a su vez, promueve la desigualdad o la exclusión de las personas que no se ajustan con el genérico masculino habitualmente utilizado».

Sexismo.
Agregan que el sexismo «no está en la lengua en sí misma, ya que no existen reglas gramaticales o estilísticas que impongan este tipo de cuestiones, sino en los usos que se hacen de ella, los cuales, al ser reflejo de la cultura androcéntrica en la que se vive, manifiesta claramente un sesgo por razón de género que tiende a profundizar la invisibilización histórica de las mujeres y otras identidades en el mundo».
Las palabras, siguen, «ciñen, sujetan, encorsetan, ponen límites y como bien sabemos, lo que no se nombra no existe, y un lenguaje sexista, no sólo revela un menosprecio y una consideración de las mujeres como sujetas de segunda categoría, en un segundo plano, dependientes, subordinadas, propiedades de los hombres; sino que, además, y sobre todo, invisibiliza».
Los ediles argumentaron que «el uso del masculino genérico, una costumbre que está sumamente arraigada en la cultura local y que se reproduce en los distintos ámbitos en los que se mueven las personas, contribuye a profundizar la desigualdad entre mujeres y hombres y, muchas veces, a excluir a quienes integran el colectivo LGBTIQ+».

Derechos.
Además, refieren que distintos organismos internacionales «justifican la utilización de un lenguaje con enfoque de Género y Diversidad, por ejemplo la Unesco propone evitar términos que se refieran solamente a un solo sexo e invita a usar vocabulario que se refieran explícitamente a la mujer,
La «Guía para el Uso de un Lenguaje con Enfoque de Género Y Diversidad» brinda recomendaciones y ejemplos para evitar el uso sexista del lenguaje dentro de la Administración Pública. A su vez, propone un glosario de género en el que se definen términos como LGTBIQ+ o conceptos como sexismo lingüístico, entre muchos otros.
La ley 26743 de Identidad de Género establece el derecho de las personas a ser llamadas con el nombre de pila elegido y a que se respete su identidad de género autopercibida, por lo que en ese sentido los ediles indicaron: «Es importante que utilicemos un lenguaje no excluyente que permita visibilizar a hombres, mujeres, así como también a aquellas personas que no se sientan incluidas dentro de categorías binarias».
Aseguraron que «la aplicación de la Guía mejorará la calidad institucional de los distintos poderes de nuestro municipio promoviendo la igualdad y diversidad de género».