Concluyó la jornada “Esperando a Tonucci”

(Toay) – En la Escuela 62 de la localidad de Toay concluyó la participación de la provincia de La Pampa en la maratón de niños y niñas que se viene desarrollando desde el día 17 y que se extiende hasta el lunes 27 de agosto en más de 24 ciudades del país.
La jornada contó con la participación de la ministra de Desarrollo Social, Fernanda Alonso, la subsecretaria de Descentralización Territorial, Patricia Lavín; el director de Promoción Social, Javier Weiz; y la Secretaria de Desarrollo Social y Humano, Graciela Salvini junto a los equipos de intervención del Municipio local, entre otros.
La actividad fue organizada por la Fundación Compartir de Buenos Aires y el gobierno de la provincia de Neuquén y motivada por la presencia del reconocido pedagogo italiano Francesco Tonucci, que arribará a nuestro país el 12 de octubre, a la que La Pampa a través del ministerio de Desarrollo Social fue invitada a ser parte.
Conforme a los tres encuentros llevados adelante en la provincia, se definió que en la ciudad de General Pico conforme al trabajo con los niños de cuarto grado, el problema que tiene el barrio Federal, donde se encuentra la Escuela 265, apunta a fumar y a los robos en las calles.

Conclusiones.
El sueño y cómo ellos imaginan la “Ciudad Futuro” tiene que ver con un barrio que denominaron “ciudad de helados y chupetines”, el superhéroe que crearon para lograr ese sueño lo llamaron chuphelado y tendría poder de rayos X en las manos para hacer más chupetines.
El superhéroe que crearon para combatir este problema se llamó “Chica Brillante”, una heroína que vuela y tiene poderes en el pelo para apagar los cigarrillos y atrapar ladrones.
En la ciudad de Santa Rosa la actividad se desarrolló en la Escuela 266 y los niños imaginaron una ciudad futura con barrios llenos de juegos. Aquí el principal problema que plantearon fue el de calles rotas y con desechos cloacales. El superhéroe que imaginaron para combatir esto fue llamado “Superconstructor” que tendría varios poderes.
Por último, en la localidad de Toay, la jornada se hizo en dos cursos, por lo que surgieron dos problemas distintos, uno fue que los perros rompen la basura en las calles y los participantes se imaginan una ciudad futura con muchos espacios verdes y árboles con frutas. El otro problema en la ciudad es que hay muchos robos y se imaginó una invasión alienígena con nuevos pobladores.