Condena por falsificación de recetas

El juez de control de Santa Rosa, Gabriel Lauce Tedín, condenó ayer a Mónica Adriana Baid como autora material y penalmente responsable de los delitos de falsificación de sellos y falsificación de documento privado, en concurso real entre sí, a la pena de dos años de prisión de ejecución condicional.
La sentencia dictada por Tedín fue consecuencia de un pedido de juicio abreviado presentado, en forma conjunta, por el fiscal general Guillermo Sancho, el defensor oficial Martín García Ongaro y la imputada, una pensionada de 54 años que admitió su culpabilidad. El juez, en este tipo de procedimientos, no puede imponer sanciones más gravosas que las requeridas por el Ministerio Público Fiscal.
Con las pruebas reunidas por la fiscalía, durante la investigación preparatoria, se dio por probado que Baid “extendió recetas médicas apócrifas por Clonazepam de dos miligramos a distintas personas, completando recetas con firmas y sellos apócrifos de médicos del medio; habiendo falsificado sus sellos y sus firmas, como así también haber falsificado sellos de establecimientos asistenciales públicos como el hospital Lucio Molas y el hospital Evita de Santa Rosa, hechos que fueron cometidos previa cita a través de su perfil de Facebook, extendiendo dichas recetas por la suma de 200 pesos a quien se las encargara y retirara por su domicilio”.
Además las partes convinieron que la acusada deberá cumplir, a modo de regla de conducta durante dos años, con la obligación de fijar domicilio. De no hacerlo se le revocaría la condicionalidad de la pena impuesta.

Infracción.

La causa se abrió a partir de que la policía iniciara actuaciones por infracción al artículo 88 de la ley 1123 (Código de Faltas Provincial), referido a quien transite o se presente en lugares accesibles al público en tal estado de embriaguez que produzca molestias a los transeúntes o concurrentes. Así, ante la demora de una persona en esa condiciones, se constató que llevaba consigo varias pastillas de Clonazepam.
Entre los elementos probatorios tenidos en cuenta para resolver el conflicto penal, Tedín tuvo en cuenta informes policiales, una conversación por messenger de Facebook mantenida con Baid, recetas secuestradas con firmas y sellos falsos, la entrevista mantenida con una médica y el acta de allanamiento del domicilio de la acusada.
“Más allá del reconocimiento realizado por la imputada al suscribir el acuerdo de juicio abreviado, considero que los hechos se encuentran debidamente acreditados”, señaló Tedín.

?